Nota de EU89.7

Detienen en México a presunto líder de ladrones de combustible con un tigre

.

Militares y policías mexicanos detuvieron este jueves a un presunto líder de ladrones de combustible junto con un tigre que “custodiaba” su casa, armamento y drogas, informaron autoridades regionales.

“Realizamos dos cateos, se aseguraron armas de fuego, drogas, equipos de radiocomunicación, además de un tigre que custodiaba el domicilio” situado en San Martín Texmelucan, del céntrico estado de Puebla, dijo en conferencia de prensa el secretario de Seguridad de esa demarcación, Jesús Morales.

Las autoridades acusan al detenido, del que no se dio a conocer el nombre para proteger la presunción de inocencia, de ser “uno de los líderes importantes de las bandas dedicadas al robo, extracción de combustible de San Martín Texmelucan, un generador de violencia”, añadió en la misma conferencia Víctor Torres Moreno, comisario general de la División de Seguridad Regional de la Policía Federal.

En la casa del detenido se encontraron mantas con mensajes amenazantes firmados presuntamente por el Cartel Jalisco Nueva Generación, como los que suelen poner los narcotraficantes en sitios donde abandonan los cadáveres de sus víctimas, añadió Morales.

El robo de combustibles a través de tomas clandestinas ha provocado pérdidas millonarias para Petróleos Mexicanos y Puebla. Es una de las zonas más atacadas por las bandas dedicadas a ese delito, en colusión en algunos casos con empleados de la petrolera y policías.

A penas el 2 de mayo un total de 119 policías, incluido su director, de San Martín Texmelucan, fueron relevados de su cargo y desarmados por sospechas de pactos con ladrones de combustible.

La localidad, ubicada a unos 98 kilómetros de Ciudad de México, ha desplazado al área oriental del estado conocida como el “Triángulo Rojo” en la incidencia de este delito que involucra a mafias vinculadas al narcotráfico y que ha provocado en semanas recientes ejecuciones violentas y el hallazgo de cuerpos desmembrados en calles concurridas.

Pemex informó el mes pasado que el robo y tráfico de combustible deja pérdidas por unos 30.000 millones de pesos (1.571 millones de dólares).