Nota de EU89.7

Elvin Díaz: Si no dejan entrar a Iván Velásquez se agudizaría la crisis política

“Lamento que el Presidente, que sí tiene la potestad de no ampliar el mandato, haya decidido que Cicig finaliza en septiembre de 2019”.

El jefe de la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (Cicig), Iván Velásquez dijo en una entrevista al diario El Tiempo, de Colombia, que aspira que en enero de 2019 haya “mayor racionalidad y que pueda normalizarse la situación”, para su posible retorno a territorio nacional.

Velásquez ha permanecido varios meses fuera del país, desde que el 27 de agosto de 2017 el presidente Jimmy Morales lo declaró non grato y le exigió que abandonara el país “inmediatamente”.

Una serie de amparos presentados en la Corte de Constitucionalidad (CC) han sido resueltos a favor de Velásquez para que retorne a suelo nacional, y en contra de las decisiones presidenciales.

Pero, ¿Cómo interpretar sus declaraciones en cuanto a que en enero exista más racionalidad de parte del Gobierno para que se normalice la situación?

Para platicar del tema, el programa A Primera Hora invitó a Elvin Diaz, director del Instituto de Estudios Comparados en Ciencias Penales de Guatemala.

“La Cicig siempre ha tenido un arma potente: la investigación penal. Las investigaciones penales han estado desde 2015, lo cual han llevado a la indignación de la población, a tal nivel que el único objetivo del presidente Morales, desde entonces, ha sido el de desmantelar la Comisión”.

“Iván Velásquez tiene que ingresar. El escenario hipotético del Ejecutivo es que no entra. En el sentido del deber ser, es que debería entrar. Si no lo dejan entrar, se iniciaría el proceso penal por no dejarlo entrar y se agudizaría la crisis en el sistema político, en la que nos tiene sumidos este gobierno”.

“Este enfrentamiento irresponsable del Presidente con Iván Velásquez está violando la Constitución. Cuando Iván Velásquez afirma eso (que podría volver en enero de 2019), podemos esperar dos escenarios: Uno, que continúen los casos penales, aún cuando él no pueda entrar al país; dos, que a partir de enero comienza el proceso electoral… marca el escenario la convocatoria de elecciones, se inicia otra dinámica”.

“En las elecciones de 2015 teníamos un Congreso que pensaba en la reelección de sus diputados más que en salvar a Otto Pérez”.

“Otro escenario es que la correlación de fuerzas en el Congreso cambie por la reelección de diputados. Todos los partidos tienen que participar, si no pierden la ficha”.

“Todo eso cambiaría el escenario del ‘pacto de corruptos’, en el Gobierno y en el Congreso. Eso lleva a que se priorizan los intereses de cada político, de cada partido y entonces el Ejecutivo pierda fuerza”.

“Las condiciones del Gobierno son desfavorables. Los ministros de Gobernación y de Relaciones Exteriores, Enrique Degenhear y Sandra Jovel, respectivamente, han sido claros en que no van a dejar entrar a Velásquez. Están violando la Constitución. Es una desobediencia clara”.

“Iván Velásquez puede entrar, la CC no se excedió en sus apreciaciones. No es lo mismo que ocurre en ele caso de la Corte Suprema de Justicia (CSJ), donde no existe uniformidad de criterios. Hay tres magistrados procesados, dos en prisión, otro que renunció por señalamientos de corrupción, una presidencia anulada. Eso solo da el síntoma de CSJ que tenemos, que bien será que finalice su mandato el otro año. Habrá dos magistradas que se salven, pero el resto ha dejado mucho que desear”.

“Las órdenes de la CC se cumplen. Me da mucha pena que el Presidente no pueda interpretar el Convenio de Viena para saber cómo se debe interpretar el mandato de Cicig. Si el Ejecutivo no entiende que hay que cumplir una orden, existe alguna desobediencia de algunos funcionarios de este gobierno”.

Iván Velásquez no necesita visa

“No hay que ser estudiante de derecho para entender esto. No se necesita más análisis jurídico. En su jerarquía hay convenios internacionales en materia de derechos humanos que incluso son superiores a la Constitución. En el caso del Comisionado, como el resto de personal de Cicig, es nombrado por la ONU, está exento de este trámite”.

“Es una disposición que el mismo Estado de Guatemala ya asumió. La Canciller está desobedeciendo la orden judicial”.

“Medidas de hecho de que habla Velásquez. Es claro en el sentido de que si el Presidente es el primero en abiertamente decir que no va a cumplir una orden porque es ilegal, va a suceder un desastre… son los síntomas de lo que es un sistema autoritario”.

“Este sería un mal precedente y esas medidas podrían llevar a estos gérmenes, ministros y al Consejo de Seguridad que se están excediendo en sus funciones”.

“Lamentablemente los gobernantes abiertamente se están refiriendo a que van a desobedecer una orden porque según ellos es ilegal. El Presidente está mal asesorado. Los abogados que lo asesoran tienen un interés dirigido”.

Si regresa el Comisionado y no se le permite el ingreso…

“El MP lo ha dicho. La doctora Consuelo Porras señaló que son interpretaciones en que se configuraría el delito. Actuar de oficio por desobediencia contra los ministros. Hay antecedentes de destituciones de ministros por desobediencia. Las órdenes de la CC hay que obedecerlas”.

“Lo que me preocupa es que Morales tiene las características de un dictador. Daniel Ortega, en Nicaragua, y Nicolás Maduro, en Venezuela, así comenzaron. Como no estaban de acuerdo con los fallos de la Corte, decidieron destituir a los magistrados”.

“Es lo mismo en Guatemala. Sabemos que este es un Congreso que está cooptado, configurado en el pacto de corruptos, con un interés propio, se le olvido los intereses de las mayorías, quiere quitarse los controles… a la PDH, a los magistrados de la CC. Esas son prácticas dictatoriales”.

Escenario político

“Parece que cuando se habla de Cicig, se habla de injerencia extranjera. El sistema de justicia sigue siendo de ellos. La mayoría de jueces, con poco éxito han logrado su independencia y el MP no creo que esté fortalecido”.

“En el caso de la Feci, se habla mucho de la investigación que ha hecho en materia de justicia. No sé en qué divide al país. Ciertamente estamos de acuerdo en que los corruptos estén en la cárcel”.

“Si no dejan ingresar a Iván Velásquez, se generaría una seria crisis ciudadana, porque entiendo, que hay estudios serios y el análisis es que las instituciones mejor evaluadas siguen siendo la Cicig y el MP”.

“Necesitamos más Cicig para continuar fortaleciendo el sistema de justicia. Lamento que el Presidente, que sí tiene la potestad de no ampliar el mandato, haya decidido que Cicig finaliza en septiembre de 2019. Es una pena que sigamos con una justicia que no tengas la capacidad suficiente”.

Escuche nuevamente el programa aquí: ▼