Nota de EU89.7

Frases ochenteras que jamás podrás sacar de tu cabeza

Hay ciertas frases que solamente con escucharlas evocan emociones, recuerdos de nuestra infancia o adolescencia. Frases que escuchadas por extranjeros no cobraría importancia y que estas nuevas generaciones ya no tuvieron la oportunidad de disfrutar. Como por ejemplo la frase del mayordomo del refresco de Naranja: El NO SE LO MERECE O la lucha interminable …

Continuar leyendo “Frases ochenteras que jamás podrás sacar de tu cabeza”

Hay ciertas frases que solamente con escucharlas evocan emociones, recuerdos de nuestra infancia o adolescencia. Frases que escuchadas por extranjeros no cobraría importancia y que estas nuevas generaciones ya no tuvieron la oportunidad de disfrutar.

Como por ejemplo la frase del mayordomo del refresco de Naranja: El NO SE LO MERECE

O la lucha interminable del lado de la galleta y el chocolate: Por arriba, No, por abajo. Por Arriba, Por abajo

Cuando éramos peques juagábamos chamuscas y uno mismo narraba la acción. Y recordamos muy bien que el cambio de micrófono era ¿ Cual es la pila ? O como olvidar aquella famosa frase del profesor de la tele, el responder bien algo te convertía en merecedor de la expresión ¡Así se contesta!

O la tonadita ¡ A la cama, A la cama ¡ rápidamente viene a nuestra mente el comico argentino Porcel y sus Gatitas.

También todavía hay quienes después de la frase “De lunes a Domingo” responden “Calcentines Flamingo”.

O escuchar en nuestra mente esa voz aguda diciendo ¡El del pollito!

Slogans de marcas chapinas como “Dos veces bueno” y el anuncio clásico de navidad.

Hola Don Pepito, Hola Don Jose.

Placa placa policía

Mamma Mia y el famoso anuncio de la pizzería.

De chicos y grandes la alegría, como olvidar a la Juguetería.

1 2 3 por mí y por todos mis amigos. Estancado. Paralizado.

7 veces la diré y si no aparece el dueño me la quedare.

El que no se quite lo botamos.

Chofer, chofer, más velocidad. Metale la pata y ya verá cómo le va.

Cuando uno preguntaba algo y entendía respondía como en los anuncios: Ahh los Gauchitos. Y cuando se topaba con un viejo amigo con una sonrisa le gritabas: Pero si sos vos.

O el clásico ¡ Ayayay Papa ¡ De don Chalo y la gama de programas nacionales con los cuales tuvimos que crecer.

¿ Y tu de que frase te recuerdas ?