Nota de EU89.7

Hondureños desafían a la naturaleza para alcanzar el llamado sueño americano

En su intento por alcanzar a la caravana que ya avanza por territorio fronterizo entre Guatemala-México, muchos hondureños optaron por aventurarse  en este punto fronterizo ilegal con El Salvador, marcado por las aguas bravas del río Goascorán.

En su intento por alcanzar a la caravana que ya avanza por territorio fronterizo entre Guatemala-México, muchos hondureños optaron por aventurarse  en este punto fronterizo ilegal con El Salvador, marcado por las aguas bravas del río Goascorán.

Los hondureños optaron por no efectuar ningún trámite migratorio en el paso fronterizo de El Amatillo, 210 km al oeste de San Salvador, para ingresar ilegalmente a territorio salvadoreño, constataron periodistas de la AFP.

Sosteniéndose de una larga cuerda que era sujetada por varios hombres, unos en el lado de Honduras y otros en el lado de El Salvador, muchos hondureños hombres y mujeres se lanzaron uno por uno al Goascorán y, tras luchar con la fuerza del río crecido por las lluvias que ocurren en la zona, se internaron rápidamente en suelo salvadoreño.

Lea más: Portón de cárcel se convierte en centro solidario en la crisis de Nicaragua

Sin autoridades hondureñas

La zona no es custodiada permanentemente por las autoridades salvadoreñas ni hondureñas, por lo que es utilizada usualmente para el tráfico ilegal de mercadería, según los lugareños.

“Quiero llegar a Estados Unidos y ayudar a mis hijos, mandarles dinero para que tengan una mejor vida, en Honduras ya no se puede vivir”, dijo a periodistas Leslie Cobán, quien entre lágrimas se disponía a cruzar el río hacia el lado de El Salvador.

Antes otro de sus compatriotas, Erik García, ya había logrado cruzar el río Goascorán y presuroso se internaba en territorio salvadoreño.

“La misma necesidad lo hace a uno correr todos estos peligros, yo no vengo a quedarme en El Salvador, quiero alcanzar la caravana de mis paisanos en Guatemala y yo estoy dispuesto a caminar hasta Estados Unidos”, agregó García, que cargaba una pequeña mochila al hombro en donde llevaba unos pocos alimentos.

Buscan alcanzar su sueño 

En tanto, las autoridades salvadoreñas de la Dirección General de Migración (DGM) indicaron en su cuenta de Twitter que las actividades en la frontera de El Amatillo estaban “normales”, sin llegada masiva de hondureños buscando ingresar al país.

El miércoles al menos unos 600 hondureños ingresaron a El Salvador por el puesto fronterizo de El Amatillo, e inmediatamente cogieron camino hacia la frontera con Guatemala en busca de sumarse a la caravana de sus compatriotas que cruza ese país hacia México, buscando llegar a Estados Unidos.