Nota de EU89.7

Julian Assange arriesga su asilo por un gato

Ecuador impuso nuevas reglas a Julian Assange, el fundador de Wikileaks quien vive refugiado en la Embajada de de ese país en Londres.

El gobierno de Ecuador impuso nuevas reglas a Julian Assange, el fundador de Wikileaks quien vive refugiado en la Embajada de Ecuador en Londres desde el 2012, entre estas normas se encuentra el cuidado de su gato.

El documento le ordena que evite publicar comentarios políticos en Internet que pudieran perjudicar los intereses diplomáticos de la Embajada y hasta que cuide y alimente a su gato, James, si no quiere perderlo.

James acompaña a Julian Assange en la Embajada de Ecuador.

Ecuador ordenó que Assange mantenga limpio el baño, y advierte que su gato puede ser requisado y entregado a otra persona o a un refugio si él no lo cuida.

El memo de nueve páginas publicado por el portal Código Vidrio indica que se le prohibió a Assange interferir en los asuntos internos de otros estados u otras actividades que pudieran “causar perjuicio a las buenas relaciones de Ecuador con cualquier Estado”.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

What a smeowgasbord! 😻 #cheese

Una publicación compartida de Embassy Cat (@embassycat) el

Las tensiones entre Assange y sus anfitriones aumentaron, luego que el ex hacker australiano comenzó a apoyar a los secesionistas catalanes el año pasado.

En marzo, Ecuador anunció que había restringido el acceso de Assange a Internet.

WikiLeaks dijo que Assange sería reconectado a Internet, pero no estaba claro si eso dependía de que él aceptase las condiciones de Ecuador.

Seguira en la Embajada

El australiano no contempla la posibilidad de entregarse a las autoridades británicas sin la certeza de que no será extraditado a Estados Unidos, donde podría ser procesado por revelar información confidencial.

Julian Assange permanece en la Embajada de Ecuador desde 2012.

Ecuador concedió la ciudadanía ecuatoriana a Assange en diciembre como parte de un esfuerzo para hacerle miembro de su equipo diplomático, lo que le garantizaría ciertos derechos como la inmunidad legal; sin embargo, Gran Bretaña rechazó el pedido de entregarle estatus diplomático en el país.