Nota de EU89.7

Las plantas de tu jardín más venenosas del mundo

Hay plantas cuyos frutos no deberías comer, porque si lo haces vomitarás hasta que tu cuerpo se deshidrate del todo. De hecho, plantas que están en nuestros propios jardines y se ven tan indefensas. Después de haber visto un documental en la BBC te comparto cuáles son las más peligrosas y qué efectos tienen sobre …

Continuar leyendo “Las plantas de tu jardín más venenosas del mundo”

Hay plantas cuyos frutos no deberías comer, porque si lo haces vomitarás hasta que tu cuerpo se deshidrate del todo. De hecho, plantas que están en nuestros propios jardines y se ven tan indefensas.

Después de haber visto un documental en la BBC te comparto cuáles son las más peligrosas y qué efectos tienen sobre el cuerpo humano.

Capucha de monje letal

En 2014 el jardinero de una casa de campo de Reino Unido falleció en circunstancias misteriosas, después de que varios de sus órganos fallaran.

La causa de su muerte sigue sin estar clara, pero una evidencia recogida durante la investigación señala que pudo haber fallecido a causa de una popular planta de la familia de los ranúnculos.

La flor de la planta en cuestión, Aconitum, recuerda a la capucha de un monje y hay quien lo llama así. Pero también se la conoce por otros nombres más siniestros: Casco del diablo o Reina de los venenos. Y es que una de las sustancias que contiene ralentiza el corazón y puede terminar matando a la víctima. Por ello, la Aconitum se encuentra entre las plantas más mortíferas del mundo.

El perejil gigante

La teoría más popular es que las plantas desarrollaron las toxinas como mecanismo de defensa. Algunas especies tienen componentes tóxicos para combatir las plagas de insectos pero también pueden ser perjudiciales para animales grandes.

En algunos casos, los químicos de ciertas plantas entran en contacto con la piel humana y después reaccionan ante la luz del sol, produciendo quemaduras.

Se debe a un fenómeno llamado fototoxicidad. Es lo que ocurre, por ejemplo, con el perejil gigante (Heracleum mantegazzianum). Quizá es la que tiene la peor reputación, pero otras especies más conocidas, como la planta de la zanahoria o el apio también pueden provocar ampollas.

La manzanita de la muerte

En esta lista de variedades intocables hay una que ostenta el dudoso honor de ser conocida como “el árbol más peligroso del mundo”.

El manzanillo (Hippomane mancinella) crece desde el norte de Sudamérica hasta la región de Everglades en Florida, Estados Unidos, así como a lo largo y ancho del Caribe.

Y en algunos lugares suele señalizarse con una cruz roja, a modo de advertencia. La savia lechosa que produce este árbol contiene un poderoso irritante: el forbol. Así que el mero hecho de rozarla puede dejarte con la piel escaldada.

Y quemar el árbol tampoco es una buena idea. El humo generado puede producir ceguera temporal y causar problemas respiratorios significativos.

Aun así, aunque sus efectos son desagradables, el contacto con esta planta tropical no te matará. El peligro real reside en la ingesta de su pequeño y redondo fruto.

La Ricina de la Muerte

Pero además del manzanillo, hay más plantas que no deberían traspasar tus labios. La Ricinus communis es una de ellas.

Este arbusto es apreciado para los jardines de verano, ya que añade un toque de color con su follaje entre verde y púrpura. Además tiene unas vistosas hojas en forma de palma y unas distintivas semillas puntiagudas.

El aceite de ricino, de sobra conocido por aquellos que necesitan limpiar sus intestinos con urgencia, se produce a partir de las semillas de esta planta.

Pero una vez se haya extraído el aceite laxante de las semillas de color marrón moteado, lo que queda en ellas es un poderoso cóctel de toxinas: la ricina.

Esta sustancia mata al interferir en el metabolismo celular, el proceso químico básico necesario para sostener la vida.

Así, al bloquear la creación esencial de proteínas, las células acaban muriendo.

Como consecuencia las víctimas sufren vómitos, diarrea y convulsiones durante una semana antes de morir a causa del fallo de varios órganos. La leyenda de este veneno se ha consolidado con su presencia en la cultura pop, desde la novela de la escritora británica Agatha Christie The House of Lurking Death (traducido como La muerte al acecho) hasta series de televisión contemporáneas, como Breaking Bad.

Tomado del portal de noticias bbc.com