Nota de EU89.7

Macron aboga por el “diálogo” y la “explicación” ante los “chalecos amarillos”

Sin referirse directamente a los “chalecos amarillos” que llevan operaciones de bloqueo, Macron consideró “normal” que haya protestas

¿Quiénes son los ‘chalecos amarillos’ que desafían a Macron?

Con información de Radio Francia Internacional 


El presidente francés Emmanuel Macron consideró en Bélgica que con “diálogo” y “explicación” se podrá poner fin al movimiento de protesta de los “chalecos amarillos” contra la subida del precio de los carburantes y el coste de la vida.

“El gobierno está actualmente confrontado a protestas. Se puede salir por el diálogo, por la explicación, por la capacidad de encontrar a la vez el buen ritmo y las soluciones de terreno”, declaró Macron durante un debate en compañía del primer ministro belga Charles Michel con unos 800 estudiantes en la Universidad de Lovaina La Nueva, en el segundo día de su visita de Estado a Bélgica.

Trump ridiculiza a Macron por comentarios sobre defensa europea

Sin referirse directamente a los “chalecos amarillos” que llevan a cabo operaciones de bloqueo desde el sábado, Macron consideró “normal” que haya protestas porque “las cosas no se hacen espontáneamente”.

La transición ecológica “supone cambiar las costumbres, nunca es fácil”, agregó subrayando que “colectivamente es necesario tener un espíritu de responsabilidad”.

Le puede interesar: Francia: detienen a personas que planeaban una acción violenta contra Macron

El presidente francés explicó que la estrategia del gobierno era “por un lado gravar más las energías fósiles y, por otro, asistir a los más modestos”.

En este aspecto, mencionó “la ayuda a la conversión (…) para comprar vehículos mucho menos contaminantes”, la indemnización de “las personas que necesitan desplazarse mucho” y el respaldo a “los que se calientan con gasóleo”.

Los “chalecos amarillos” -en referencia a las prendas fosforescentes que debe utilizar todo automovilista en caso de incidente en una carretera- protestan contra el alza del precio de los combustibles decidida por el gobierno que instauró nuevas tasas con fines ecológicos, pero también contra la política “injusta” del gobierno, que limitaría, según ellos, el poder adquisitivo de los franceses.