Nota de EU89.7

Muere la Voz del Estadio Azteca

El fútbol mexicano y los medios de comunicación en el país están de luto. La voz del Estadio Azteca se ha apagado. 

El fútbol mexicano y los medios de comunicación en el país están de luto. La voz del Estadio Azteca se ha apagado. La noche del domingo 4 de noviembre, Melquiades Sánchez Orozco falleció a los 90 años de edad. Artista y locutor, Sánchez Orozco dio voz al Estadio Azteca a lo largo de 52 años, desde su inauguración en 1966, y hasta el día su deceso.


‘El Perraco’, como era conocido, hizo de su profunda voz un ícono del fútbol mexicano, y acompañó los más grandes eventos que ha recibido el Coloso de Santa Úrsula, desde las finales de las Copas del Mundo de 1970 y 1986, hasta numerosas finales de la Liga MX. Además, su voz sonorizó dio identidad al canal 5 de Televisa y varios comerciales televisivos y radiofónicos a lo largo de sus más de cinco décadas de carrera.

Don Melquiades había sufrido problemas de salud a lo largo de los últimos meses que motivaron que se apartara de su labor al frente de los micrófonos y los altavoces del Estadio Azteca. En noviembre de 2017, recibió un homenaje sobre en la cancha del recinto durante el medio tiempo del encuentro de vuelta de cuartos de final del Apertura 2017 entre América y Cruz Azul.

¿Quién fue Melquiades Sánchez Orozco?

‘Don Melquiades’, como se le conoció por su personalidad y presencia, inició su carrera como locutor a los 18 años en Nayarit. Ahí comenzó a dar a conocer la peculiar voz que varias generaciones de mexicanos escucharon en la televisión y en el estadio. Llegó a la Ciudad de México para trabajar en una estación de Radiópolis (Ahora Televisa Radio) y siguió trabajando frente a los micrófonos.

Años más tarde, con la apertura del Estadio Azteca, Emilio Azcárraga Milmo fue quien solicitó que Melquiades hiciera la prueba para ser la voz oficial del inmueble. Durante los primeros 50 años del ‘Coloso de Santa Úrsula’, Melquiades fungió en las cabinas durante los enfrentamientos futbolísticos, peleas de box y conciertos.

También, es recordado por su participación en el Canal 5 de Televisa. Su voz se escuchaba durante los avisos de servicio a la comunidad. Ahí, leía los reportes de las personas desaparecidas y que se buscaba localizar.

Pero el señor Melquiades Sánchez Orozco fue más que una voz inigualable y llena de personalidad. También, tenía un gusto por el arte y la literatura. Durante su juventud en Guadalajara se dedicó durante un tiempo a pintar cuadros que consiguió vender e incluso vivir de ello. Además, escribió dos libros; Tepic, Ciudad de recuerdos y México lindo y chilango.