21 de Julio 2017

¡Inteligencias múltiples! Las matemáticas y el lenguaje no son lo único

Por: Maria Mérida



El problema de estos exámenes que miden la inteligencia matemática y lingüística, según indica el psicólogo Sergio García, es que los resultados solo dan información sobre la inteligencia práctica, por lo que valorarlos de forma absoluta puede ser peligroso. De hecho, “una vez las personas están en la consulta y han iniciado la terapia, se ve que la inteligencia no es algo estático y determinado biológicamente, sino que está relacionado con muchas cosas y puede ir creciendo en función de dónde nos situamos”.

La inteligencia no es una capacidad de nuestro cerebro, sino que tiene que ver con con una forma de pensar, de relacionarse, de estar dentro de la familia. “Es el lugar en el que nos colocan y nos dejamos colocar”, concluye. Se trata de algo complejo, pero entender de forma global la inteligencia hace que no quedemos determinados por una cifra. Sergio García recomienda que, si se hacen estos test, se traten siempre en favor de la persona dado que, tal y como considera, “nadie cabe en un número”.

Más allá del CI

Cuando los investigadores repararon en que el coeficiente intelectual no era suficiente para conocer las habilidades de una persona, comenzaron a tomar fuerza algunas teorías alternativas que intentaban comprender la inteligencia desde una óptica más global. La Teoría de las Inteligencias Múltiples fue desarrollada en 1983 por el psicólogo estadounidense Howard Gardner.

Junto con sus colaboradores de la Universidad de Hardvard, Gardner reparó en que las habilidades académicas no eran suficientes para conocer las capacidades de una persona, por lo que identificaron ocho tipos de inteligencias distintas: lingüística, lógico-matemática, personal, musical, corporal y cinestésica, intrapersonal, interpersonal y naturalista. Según esta teoría, ninguna de estas inteligencias destaca sobre las demás y cada persona sobresale especialmente en alguna de ellas.

En esta misma línea, Daniel Goleman popularizó el concepto de inteligencia emocional en 1995. El periodista y psicólogo destacó el poder de las emociones sobre las personas, sus actitudes y su forma de relacionarse. Tal y como recogió en su libro Inteligencia emocional, esta hace referencia a la capacidad de los individuos para la automotivación, las relaciones con los demás y con uno mismo, la comprensión y la gestión de las emociones, la resistencia a la frustración o el control de los impulsos, entre otras habilidades.

Con información de EFESalud.





.....