25 de Mayo 2017

Etapa 2: “Esta gente no tiene posibilidades de rehabilitarse” dice Julio Rivera

Por: Manolo García



Redacción Emisoras Unidas

¿Qué hacer en las correccionales de jóvenes? ¿Cómo lograr que sean centros de rehabilitación verdaderos? son interrogantes que respondieron los invitados en  el programa A Primera Hora.

Julio Rivera Clavería, ex viceministro de Gobernación y exintegramte del Consejo de Ministerio Público (MP); y Corinne Dedick, investigadora del Centro de Investigaciones Económicas Nacionales (CIEN) analizaron lo que ocurre en el Centro Juvenil de Privación de Libertad Etapa 2.

Este correccional pertenece a la Secretaría de Bienestar Social (SBS) y está ubicado en San José Pinula. Ahí, el domingo los internos mataron a dos monitores, dejaron a otro con 22 heridas punzocortantes, y mantienen retenidos a otros cuatro.

En el lugar se instaló una mesa técnica interinstitucional, integrada por representantes de la Procuraduría de los Derechos Humanos (PDH), del Ministerio Público (MP), del centro Etapa 2, de la Policía Nacional Civil (PNC) y expertos de Fuerza de Tarea contra Secuestros que intentan llegar a acuerdos con los jóvenes reos para evitar más violencia.

¿Qué dicen Rivera Clavería y Dedick al respecto?

Julio Rivera

Normalmente cuando ocurre este tipo de hechos en una correccional, eso tiende a replicarse. Hay carencia de controles y supervisión y como resultado, se puede replicar.

Los internos son menores transgresores en conflicto con la ley, son delincuentes altamente peligrosos que están ahí porque tienen entre 9 y 12 asesinatos o han participado en extorsión y homicidios, sin importarles la vida de las personas.

En ningún motín, donde hay requerimientos por parte de delincuentes, el Estado no tiene la obligación de atenderlos, máxime cuando hay dos monitores muertos.

No se está hablando con niños de pecho. Las maras son estructuras criminales que se dedican a cometer cualquier actividad ilegal. Los controles deben ser muy estrictos. Ellos quieren una libertad absoluta para manejar los centros como se les da la gana.

Lo que falta es autoridad y ley. Por lo tanto la implementación de protocolos y el cumplimiento de la ley es obligación del Estado. Los monitores y el personal administrativo actúan con miedo por el perfil violento de los internos.

¿Por qué no se separa a los menores de los mayores de edad en las correccionales ? porque la ley lo prohíbe.

Es necesario mantener la negociación en el caso de Etapa 2 es vital para que ver de qué manera se resuelve el problema. Lo segundo es que llegue la jueza.

Si se entra a tomar el control por parte de la PNC, habrá muertos. Entonces se llevan presos a los policías, y será caldo de cultivo para los derechos humanos. Los policías ya no se involucran tanto en eso.

El traslado de los que cumplen la mayoría de edad debe darse a las cárceles de mayores. Esta gente no tiene posibilidades de rehabilitarse. La realidad en este país es otra. Las posibilidades de que sigan delinquiendo es el 98.8 por ciento. Que terminen su pena, después seguirán delinquiendo.

 

Corinne Dedick

No sabemos exactamente qué es lo que pasó. Al final ese centro es una correccional para menores de edad que hayan transgredido la ley. Algunos están cumpliendo sentencia, otros en prisión preventiva.

Esa es una especie de cárcel donde hay reglas similares a la de una cárcel, pero con monitores y con un equipo disciplinario.

El tema de las correccionales es distinto a las cárceles del Sistema Penitenciario. No hay un horario regimental de actividades.

Cuando uno entra a una correccional ve que los jóvenes se mantienen en sus celdas, que son colectivas, sin hacer nada.

El problema es que están operando con recursos humanos que no están capacitados para atender esa tarea.  Es gente de confianza de los jefes de la SBS, que no tienen la formación idónea para ese trabajo.

Manejar una correccional es algo muy complejo que requiere personal capacitado en seguridad.

Los jóvenes tienen mucha energía por su edad, pero se mantienen tirados en su cama en sus celdas todo el día.

Estoy de acuerdo con que hay perfiles muy violentos ahí adentro. El 21 por ciento está ahí por asesinato, el resto por extorsión u homicidio. No estamos hablando de jóvenes que no sean violentos. Hay perfiles problemáticos, sobre todo los que forman parte de pandillas.

La prioridad ahora es resolver el incidente, para salvaguardar la vida de los monitores.

No es la primera vez que hay crisis en una correccional, tampoco es la primera vez que monitores mueren a manos de los jóvenes, y luego las cosas se quedan en el olvido.

 

Es la oportunidad para que el Presidente tome liderazgo para resolver este problema. La semana pasa hubo problemas con otro centro de menores y ahora el Etapa 2.

La jueza corre peligro si llega a negociar. El ingreso de cualquier persona es un gran riesgo. Ella es parte de la mesa técnica. Una de las peticiones es que 22 de sus compañeros sean regresados de otro centro, lo cual solo puede darse con una orden de juez.

La ley de protección integran de la niñez y adolescencia deja claro que quienes cumplieron la mayoría de edad tienen que ser separados del resto de la población interna a un centro especial de rehabilitación, que no existe.

El 45 por ciento del total de los jóvenes internos ya tiene 18 años o más. Es necesario un centro aparte para llevarlos ahí.

 





.....