25 de Marzo 2017

Expertos apuestan por el fortalecimiento del sistema penitenciario en el país

Foto: Archivo - EU.

Redacción Emisoras Unidas

Según expertos que participaron en el programa A Primera Hora de hoy, invertir en el talento humano, capacitar a los agentes y fortalecer el modelo de vigilancia y rehabilitación de los privados de la libertad, es la base para lograr el fortalecimiento del sistema penitenciario en Guatemala.

En el debate participaron Ysmael Paniagua, coordinador nacional de gestión penitenciaria de República Dominicana, y Corinne Dedik, investigadora de Centro de Investigación Económica Nacional (CIEN), en temas de seguridad ciudadana.

El funcionario dominicano destacó la forma como su país impulsó una reforma penitenciaria en un ambiente de desinterés, incluso, por parte de su gobierno, pero que, conforme fue pasando el tiempo se fue fortaleciendo con un modelo de atención no solo a los agentes, sino también a los privados de libertad.

“Todo se basó en el modelo de derechos y de obligaciones de Naciones Unidas, los cuales, además se encuentran en las constituciones de República Dominicana y Guatemala, relacionados con la dignidad, el trabajo, el respeto a la vida y a los derechos de la persona humana”, destacó Paniagua.

Por su parte Dedik, resumió: “Se habla mucho de la reinsersión social de los privados de libertad, pero ojalá que la sociedad entienda que es importante trabajar con las personas privadas, porque reinsertarlas a la actividad social, es un beneficio para toda la sociedad”.

Síntesis de Ysmael Paniagua

En República Dominicana comenzamos la renovación del modelo penitenciario en el año 2003, con la creación de la Escuela Nacional Penitenciaria, la promoción de guardias y el impulso del Centro de Recuperación y Atención Penitenciario, en 2004.

Poner fundamental atención al talento humano ha sido el proceso más importante. Producto de eso son las 22 promociones de agentes de vigilancia y tratamiento de los privados de libertad; más de 18 mil capacitados profesionales, técnicos, agentes nacionales e internacionales.

En República Dominicana el sistema penitenciario estaba un 35 por ciento bajo control de la autoridad, pero el 65 por ciento estaba vigilado por un sistema corrupto perverso, de violadores de los derechos humanos.

El nuevo modelo pone atención a los derechos y obligaciones de las personas y se garantiza la vida de los privados de libertad, en el que se vela por la seguridad física y la vida de estos.

En mi país la reforma del modelo penitenciario comenzó sin apoyo del Gobierno, ni del Ministro de Gobernación ni de la Procuraduría de la Nación. En Guatemala es distinto, aquí se se ha comenzado con un apoyo extraordinario de la Presidencia, del Ministerio, de la embajada de Estados Unidos, por ejemplo.

En Guatemala el tema penitenciario se está poniendo visible. Es tema de agenda de Gobierno, como política pública de primer orden. Es extraordinariamente mucho más optimista que en República Dominicana.

El acuerdo bilateral que involucra a Estados Unidos, República Dominicana y Guatemala, trajo consigo la formación de 89 agentes de vigilancia y tratamiento penitenciario, de los cuales.

Corinne Dedik, Investigadora de CIEN, resumió:

La mayoría de las personas considera que el Sistema Penitenciario debería ser un régimen de castigo, de tratar mal a las personas por lo que han hecho. Ese enfoque da como resultado que 6 de cada 10 privados de libertad que salen en libertad sean reincidentes.

Eso es un doble costo porque hay que mantenerlo en la cárcel y, de paso, asumir el costo de la delincuencia en que sigue involucrado.

El modelo que se discute en Guatemala es integral. No es sólo se habla de hacinamiento. El Ministerio de Gobernación dice claramente que la reforma penitenciaria es prioritaria.

Dicen que aquí el problema son las pandillas, pero éstas solo representan el 5 por ciento del total de población reclusa. Es una minoría problemática por su pertenencia a un grupo social, sus reglas y modo de vivir. Sin embargo, los medios de comunicación han distorsionado este tema, porque cuando hablan del Sistema Penitenciario, siempre se habla de pandilleros.

Más del 10 por ciento de privados de libertad son personas ligados a delincuencia común, no pertenecen al crimen organizado ni a una pandilla. El modelo que se impulsa va dirigido al 90 por ciento de la población que no perteneces a grupos problemáticos, para éstos hay que buscar una solución más efectiva.






Notas Relacionadas

Ir a archivo



Lo más popular