28 de Abril 2017

DE MATA VELA: “La CC tiene que resolver, jurídicamente, problemas políticos

Por: Manolo García



Redacción Emisoras Unidas

Francisco de Mata Vela, asumió oficialmente la Presidencia de la Corte de Constitucionalidad (CC) el Viernes Santo 14 de abril, como lo manda la Constitución de la República.

En el programa A Primera Hora, habló de las funciones que tiene ese alto Tribunal, pero también de los retos que enfrenta, sobre todo por el mal uso y el abuso que se ha hecho de la acción de amparo.

FRANCISCO DE MATA VELA

Un cóctel barato

Oficialmente tomé posesión como presidente de la CC, el Viernes Santo 14 de abril, como la manda la Constitución. El primer día de trabajo fue el lunes. Atención a lo que había escuchado, respecto del banquete de los Q80 mil, pedí la información administrativa, y no era un banquete.

Lo que pasa es que era un coctel preparado para 800 personas invitadas, pero que en realidad llegan unas 400 o 500 personas.

A mí eso me pareció que debería haber una política de austeridad, por lo que la primera decisión que tomé fue la de cancelar esa adjudicación. Ofrecimos una copa de honor, con boquitas, que no superó los Q14 mil. Ahorramos bastante, el resto de los Q80 mil.

¿Cómo evitar el tráfico de influencias y el doble trabajo de los magistrados suplentes, adentro y afuera de la CC?

Es una cuestión importante que va en la dirección de la transparencia que deben mantener los altos tribunales. Entendemos que hay sentencias de tribunales europeos que mantienen la convicción de que el Tribunal no sólo debe serlo, también debe aparentarlo.

En la CC es importante, por la gran cantidad de trabajo, evitar las audiencias unipersonales con una de las partes para tratar casos que se están tratando.

Constantemente, desde que llegamos a trabajar, recibimos un promedio de petición de 20 a 30 audiencias diarias.

Ahora estamos trabajando todos los días, desde las 9 horas, tres vistas públicas. Luego vamos a pleno de la CC y conocemos hasta 60 casos diarios.

Cuando las audiencias son unipersonales, los colegas, con toda la razón por ser defensores de los casos, piden audiencias a magistrados para hacer planteamientos. Pero en estricto cumplimiento a la ley, es la vista pública la designada en donde se deben escuchar los alegatos, para luego resolver.

Estimamos que lo más prudente es que las audiencias unipersonales se eviten y, por cualquier circunstancia excepcional que se pueda dar, que esté presente la otra parte.

¿Cómo pueden vivir los magistrados suplentes si no tienen un salario en la CC?

Es importante tomar como política institucional de la CC, evitar plazas de letrados de la Corte a medio tiempo para que vayan a trabajar a sus bufetes o bufetes particulares, para evitar cualquier mala interpretación que se pueda hacer en ese sentido.

Es importante advertir que es una decisión que vale la pena apoyarla, de los colegas magistrados suplentes que toman la decisión de dedicarse al trabajo jurisdiccional, dejando la posibilidad de hacer un trabajo liberal.

Ellos trabajan todos los días. Se les convoca a audiencia y a vista pública todos los días.

Los magistrados suplentes pueden vivir decorosamente con Q40 mil al mes

Tienen una dieta Q2 mil o Q2 mil 500 por convocatoria. Son cuatro días a la semana como promedio. Ellos tendrían unos Q10 mil a la semana… Q40 mil al mes. Entonces, los magistrados suplentes pueden vivir decorosamente, dedicándose al trabajo jurisdiccional y no al particular.

Hay que tomar en cuenta que en las cuatro primeras magistraturas se recibieron en promedio, unos mil amparos cada año. La séptima recibe unos 7 mil amparos al año, eso es difícil. La decisión, en relación a los suplentes, va en congruencia con el proyecto de reformas constitucionales al sector justicia.

La mayoría de amparos es por el mal uso y abuso de ese procedimiento. El 80 o el 85 por ciento es declarado sin lugar. Son denegados. De cada 100 amparos que ingresan, solo 15 prosperan.

Nosotros perdemos tiempo

Para nosotros, declarar sin lugar un amparo nos lleva un año de trabajo como promedio. Eso es un gasto del Estado en recursos fallidos. La parte interesada, claro, llega a obstaculizar el proceso de la justicia ordinaria.

Eso tiene nada qué ver con la reforma a la Ley de Amparo, Habeas Corpus y Constitucionalidad, de que se viene hablando desde hace 20 años, en la Comisión de Fortalecimiento al Sector Justicia, como producto de los Acuerdos de Paz, en atención a la ley vigente, dado que el amparo es subsidiario, y que pueda plantearse cuando se han agotado los procedimientos de la vía ordinaria.

Con la ley actual, sin reforma, como hacer eso realidad

Creemos que una de las tareas de la CC es crear doctrina constitucional, a través de la jurisprudencia permite que haciendo uso de la ley actual, que dice que el amparo debe usarse extraordinariamente, solo cuando se han agotado los recursos y los procedimientos de la vía ordinaria.

Eso nos encamina a hacer un análisis de viabilidad. Una viabilidad que debería tener la CC funcionando como primer filtro de entrada, para regular el mal uso que se ha hecho del amparo.

Es necesaria la reforma de la Ley de Amparo

Desde hace 20 años concluimos un análisis serio, con la Comisión Nacional de Fortalecimiento de la Justicia, con que era necesario reformarla. Han pasado 20 años y no se ha hecho. Mientras eso no se llegue, la CC tiene que tomar medidas de urgencia.

Es parte de la obligación constitucional del Congreso entrar a un análisis de la reforma a la Ley de Amparo. Pero siguen engavetados esos planteamientos que son de superlativa importancia para el fortalecimiento de la justicia en Guatemala.

Lo que habría que tratar es de reducir al máximo la mora judicial constitucional, porque un amparo debe resolverse en no más de 30 días, dado lo delicado que se plantea, porque hay principios y garantías fundamentales que han sido violadas o amenazadas. Desgraciadamente con 7 mil amparos al año, es difícil cumplir con esos plazos.

¿Para cumplir los retos de la CC son necesarias las reformas constitucionales como las está discutiendo el Congreso?

No voy a referirme a esas reformas constitucionales como tal. Pero, sí tengo que decir que las reformas constitucionales al sector justicia son una tarea pendiente desde hace 20 años.

¿Qué no le gusta de la CC de los últimos años?

El mal uso y el abuso que se ha hecho del amparo. Una de las funciones esenciales de la CC en cualquier país, es conocer las inconstitucionalidades. De inconstitucionalidades tenemos menos del 0.5 por ciento. Por cada 100 amparos que ingresan no hay una inconstitucionalidad; por cada 500, talvez llega una inconstitucionalidad.

Se ha dicho que la CC es la corte celestial

Dada la estructura que hicieron los constituyentes, a partir de la Constitución de 1985, por supuesto la CC tiene la fiscalización de la actividad de los órganos del Estado, de los órganos políticos, administrativos, judiciales y legislativos, y es la que debe velar porque estos órganos cumplan con la función que les asigna la Constitución.

Cuando no lo hacen, es obligación de la CC, la protección de garantías constitucionales.

¿Ha hecho política la CC alguna vez?

La CC tiene que resolver, jurídicamente, problemas que son muchas veces políticos. Nuestra función es la defensa del orden constitucional del país en sentido jurídico.





.....