Nota de EU89.7

¿Te preocupas demasiado? el Tetris es la solución

Hay momentos de la vida donde tenemos tantas preocupaciones que no podemos pensar en otra cosa. Solamente queremos resolver esos asuntos y nos cuesta dejarlos de lado a pesar de que no pueden resolverse en el momento. Esto afecta a nuestro cuerpo y mente, pero los científicos han descubierto una forma de sobrellevar el problema: entrar en un estado de flujo, es decir, donde estemos tan inmersos en una actividad que nos impida pensar en nada más por fuera.

Hay momentos de la vida donde tenemos tantas preocupaciones que no podemos pensar en otra cosa. Solamente queremos resolver esos asuntos y nos cuesta dejarlos de lado a pesar de que no pueden resolverse en el momento. Esto afecta a nuestro cuerpo y mente, pero los científicos han descubierto una forma de sobrellevar el problema: entrar en un estado de flujo, es decir, donde estemos tan inmersos en una actividad que nos impida pensar en nada más por fuera.

El Tetris es el principal juego que nos permite hacer esto, precisando que nuestra mente se concentre en ordenar los bloques. Sin embargo, hay otras actividades que también funcionan para el estado de flujo como pueden ser la carpintería, deportes e incluso otros videojuegos similares al Tetris.

El poder de la distracción para nuestra mente

Hay muchas cosas que nos pueden mantener preocupados, por ejemplo, el resultado de una entrevista de trabajo o un examen. El flujo nos lleva a un estado de distracción nada fácil de alcanzar, que implica a su vez un reto por parte del juego. Si no puede brindarnos la superación con cada nivel, nos aburrimos y perdemos la distracción. Tampoco puede ser extremadamente difícil, sino que deben ser metas superables pero entretenidas.

Para lograr los resultados los investigadores de la Universidad de California analizaron a 290 estudiantes. Al llegar se les dijo que alguien estaría probando su nivel de atractivo, como prueba psicológica. Mientras esperaban resultados jugaban al Tetris. Todos ellos cumplían con el requisito de estar esperando noticias sobre ofertas laborales o exámenes de la universidad. Luego se les dijo la verdadera intención del estudio y se les realizaron preguntas sobre la distracción, el estado de flujo, etc. Los resultados fueron publicados en la revista Emotion.