Nota de EU89.7
Castilla y León conoce de primera mano la cooperación en el país

El secretario general de la Presidencia de Castilla y León, José Manuel Herrero, inició una visita de cuatro días a Guatemala en los que conocerá “de primera mano” los proyectos de colaboración con los que la Junta ha colaborado. “La idea es conocer sobre el terreno proyectos en los que ha colaborado la Junta, apoyando distintas convocatorias, …

Continuar leyendo “Castilla y León conoce de primera mano la cooperación en el país”

El secretario general de la Presidencia de Castilla y León, José Manuel Herrero, inició una visita de cuatro días a Guatemala en los que conocerá “de primera mano” los proyectos de colaboración con los que la Junta ha colaborado.

“La idea es conocer sobre el terreno proyectos en los que ha colaborado la Junta, apoyando distintas convocatorias, y conocer de primera mano cómo se han desarrollado, como se han mantenido”, porque la idea es que “tengan continuidad”, dijo Herrero.

Nuevos proyectos

Durante esta visita también se evaluarán las posibilidades de poder apoyar nuevos proyectos en futuras convocatorias relacionados con la línea del Plan Director de Cooperación para el Desarrollo de la Junta de Castilla y León, que son el empoderamiento de la mujer -desde su capacitación profesional y educativa- y la formación de los niños.

“Darles una oportunidad en zonas donde lo tienen más complicado”, enfatizó Herrero tras visitar, en la zona 16 de la capital, el proyecto “futuro Vivo”, un programa de desarrollo fundado en 1977 por las hermanas Carmelitas de la Enseñanza Misionera y que ahora dirige la monja española Uti Saez, originaria de Ávila.

Esta escuela, ubicada en un área vulnerable conocida como Concepción Las Lomas aunque tiene otra réplica en Cobán, Alta Verapaz, ofrece de forma gratuita a los niños educación de calidad, buena alimentación y nutrición, atención médica y odontología, además de un programa de prevención de riesgo social para jóvenes.

Futuro vivo

“Futuro Vivo” ofrece un soporte al desarrollo comunitario y la rehabilitación humana, que básicamente integra no solo a los alumnos sino a sus familias, que sufren una situación de vulnerabilidad social, económica, laboral, étnica y cultural, sobre todo por la presencia de las pandillas.

Además de la educación ordinaria, este centro ofrece actividades extracurriculares para los pequeños, como atletismo, fútbol, danza, cocina, música y arte.

Claudia Ramírez, la que dirige el taller de cocina y los tres de productividad con los que sacan beneficios económicos -leche de soja, chocolate y bordados-, expresó que los pequeños están encantados.

El proyecto, que vive únicamente de la colaboración ciudadana y de donaciones, está dirigido por cuatro hermanas, la española y tres dominicanas, las que dirigen las dos escuelas, que iniciaron hace dos décadas y a las que han vuelto algunos de los alumnos ahora convertidos en profesionales.

Herrero visitó ayer el centro, donde habló con los niños, y será hoy y mañana cuando irá a otros proyectos de cooperación para el desarrollo en San Marcos, Quetzaltenango y en Momostenango.