Nota de EU89.7
Alcalde brasileño pide ayuda al Ejército para el día del juicio a Lula

El Partido de los Trabajadores (PT) de Lula  anunció movilizaciones masivas en Porto Alegre

Con información de la agencia: AFP

El alcalde de Porto Alegre (sur) pidió este jueves el apoyo del Ejército de Brasil para evitar “una invasión” el próximo 24 de enero, cuando el expresidente Lula da Silva será juzgado en esa ciudad en un día clave para su futuro político.

El Partido de los Trabajadores (PT) de Lula  anunció movilizaciones masivas en Porto Alegre, incluso días antes del fallo de segunda instancia que podría confirmar la condena a casi diez años de cárcel al líder de la izquierda brasileña y complicar sus intenciones de ser candidato en las elecciones presidenciales de 2018.

Con rumores en el aire de que el propio Lula se presente ante el juez y ante la amenaza de los movimientos sociales de instalar desde el día 20 un campamento en la ciudad, el alcalde conservador Nelson Marchezan Jr quiso curarse en salud.

“Solicité al presidente Michel Temer el apoyo de la Fuerza Nacional y del Ejército para que actúen el día 24 debido a las manifestaciones de líderes políticos que convocan una invasión en Puerto Alegre. Tomé esa medida para proteger al ciudadano y al patrimonio público”, según el pedido al gobierno que Marchezan Jr divulgó en Twitter.

Un tribunal federal de Porto Alegre juzgará la apelación del expresidente (2003-2010), sentenciado en julio pasado por el juez de primera instancia Sergio Moro a nueve años y medio de cárcel por corrupción pasiva y lavado de dinero.

La causa se refiere a la supuesta obtención de un apartamento en el balneario de Guarujá (Sao Paulo, sudeste), que le habría ofrecido la constructora OAS a cambio de contratos en la petrolera paraestatal Petrobras.

Si la condena es ratificada, el exmandatario podría perder su libertad una vez que se agoten todos los recursos judiciales, que llegan hasta la Corte Suprema. Y, aunque debería quedar inhabilitado electoralmente, existen recursos que le permitirían continuar en la carrera presidencial.

Lula niega las acusaciones y asegura que son parte de “un pacto diabólico” de opositores para impedirle regresar al poder.

El ícono de la izquierda latinoamericana, de 72 años, es objeto de otros seis procesos judiciales y el favorito para las presidenciales de octubre, según los sondeos previos.

Con información de la agencia: AFP