Radio en línea

EN VIVO

Internacional Programa

Vicario General de Managua dice hablar de dos semanas en Nicaragua “es una eternidad”

En estos últimos meses las noticias y las realidades cambian de un día para otro. Hablar de dos semanas parece una eternidad.

NI6042. MASAYA (NICARAGUA), 02/06/2018.- Un grupo de manifestantes lanzan morteros durante una manifestación en la ciudad de Masaya (Nicaragua) hoy, sábado 02 de junio de 2018, durante el día número 46 de protestas en contra del gobierno de Daniel Ortega. La Policía de Nicaragua reportó hoy dos muertos, dos heridos y 11 detenidos en el marco de las protestas contra el Gobierno de Daniel Ortega. EFE/Bienvenido Velasco

El Gobierno de Daniel Ortega aseguró en un comunicado de prensa que Nicaragua avanza en la seguridad y la paz, y dio “gracias a Dios por las victorias” que, según el Ejecutivo, alcanzó en los últimos días, en los que se efectuó la “Operación Limpieza” en la localidad de Masaya, bastión de las revueltas populares.

Después de 92 días, Nicaragua suma 351 muertos, según cifras de organismos humanitarios, miles de heridos, denuncias de desapariciones forzosas, cientos de detenidos y miles solicitando refugio en Costa Rica.

Para conocer su posición al respecto, el programa A Primera Hora se comunicó por la vía telefónica con Carlos José Avilés, Vicario General de Managua y asesor de los obispos de Nicaragua.

¿Cómo ha tomado la Iglesia las agresiones en contra de los religiosos?

Desde el inicio de las protestas, en abril, la Iglesia Católica se ha ofrecido para mediar. Con un pacifismo radical y un humanismo, las iglesias  están abiertas a acoger cualquier herido y a cualquiera que necesite refugio.

Sin embargo, ahora nos acusan de terroristas y de estar apoyando a gente que está en huelga. Eso no es correcto.

A la persecución ya estamos acostumbrados. No es la primera ver que eso ocurre. En Nicaragua vamos saliendo poco a poco, vamos dia a día, rezando.

¿En qué términos se ha expresado el Gobierno para que la Iglesia Católica deje de hacer algo?

Avisos directos no ha habido, pero han aprobado leyes de que todo el que apoye la huelga puede ser acusado de terrorista. La semana pasada emitieron una ley en esa línea. También a través de los medios de comunicación. No han dicho nada abiertamente, pero han dicho que la Iglesia está apoyando un golpe de Estado. Hay gente de gobierno que han expresado eso.

¿Qué esperanzas ve para el diálogo?

El dialogo será siempre el último camino. Diálogo de razón e inteligencia. Sobre todo de voluntad de buscar soluciones a la crisis. Es el único camino que los obispos están proponiendo, porque pasar al uso de amas, es otra cosa. No queremos acostumbrarnos amanecer con tres o cuatro muertos. No queremos eso, por eso vamos a insistir en el diálogo.

¿Cómo ve la presión internacional sobre este caso? El papa Francisco se pronuncio contra la represión en Nicaragua.

Lo recibimos con mucha alegría. Toda expresión, no solo del Papa, sino de toda institución por el bien de Nicaragua, lo recibimos con alegría y gozo. Los obispos no se han metido a detalles de políticos. Han dicho, ‘no queremos un muerto más’. Lo que queremos es preservar la vida.

¿Qué espera usted de las próximas semana con el diálogo?

La verdad es que en estos últimos meses las noticias y las realidades cambian de un día para otro. Hablar de dos semanas me parece una eternidad. En primer lugar quisiéramos el cese de violencia, el desarme, la búsqueda de soluciones de evitar más conflicto de protesta.

Buscar soluciones al problema político. Si la sociedad pide cambio de gobierno, que sea un planteamiento para ver una agenda a futuro. Ese es el clamor popular. No adelanto de elecciones, para no caer en nada inconstitucional, y levantar al país.

Usted mencionó elecciones. ¿No temen que puedan ser manipuladas?

Para eso hay una agenda y un programa. Los obispos escuchando, la Mesa de Diálogo resumió eso. Propone una agenda que incluye que hay que reformar la Constitución, cambio de magistrados en la corte electoral, en la Corte Suprema de Justicia. Con tiempos, sin romper la ley, y un delante de elecciones totalmente libre, vigiladas por observadores todo el mundo, con un consejo electoral totalmente libre.

Publicidad