Nota de EU89.7
Dos analistas explican qué debería hacer el Presidente para superar la crisis

Es relevante que los asesores y el Presidente, en conciencia, asuman una postura de dignidad.

Luego de la decisión del Secretario General de las Naciones Unidas, António Guterres, de confirmar a Iván Velásquez al frente de la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (Cicig), y del fallo de ampliación y aclaración de la Corte de Constitucionalidad (CC), de permitir su ingreso al país, surge un manto de incertidumbre ante el silencio del Ejecutivo.

Ni la Presidencia de la República ni el Ministerio de Relaciones Exteriores han emitido ningún pronunciamiento. La razón? No han sido notificados por la CC, porque dos magistrados con voto disidente aun no entregan su pronunciamiento.

Entretanto, ¿cuál es el panorama político del país en esta coyuntura? Dos analistas políticos de reconocida talla hacen un estudio de las condiciones políticas actuales en el país.

  • Adrián Zapata, analista político
  • Juan Callejas, analista político, mercadólogo, catedrático universitario y experto en estrategias políticas y de comunicación.

Ambos coinciden en que, por de pronto, “la pelota está de lado de la cancha del Ejecutivo”. Sobre todo, porque la próxima semana el presidente Jimmy Morales se presenta en las Naciones Unidas y, con su discurso “podría dar un mensaje esperanzador para él, para los guatemaltecos y para el Estado de Guatemala”.

Además, porque es una oportunidad propicia para que busque un cita con el Secretario Guterres que en un mensaje dirigido al mandatario, dijo que la puerta para dialogar y resolver cualquier controversia, está abierta.

Adrián Zapata

¿Cómo pensar en una paz posible, justamente hoy Día Internacional de la Paz?

Desde mi ingenuidad, estoy entusiasmado, no solo por esa efemérides, sino porque me parece que las declaraciones del Secretario de la ONU son de las más oportunas y meritorias, en estos momentos de crisis política.

Si uno trata de analizar más allá de la polarización y los atrincheramientos, la ONU tiene un nivel de responsabilidad en la crisis política que estamos viviendo. La ONU en gran medida no le puso la suficiente atención al reclamo de Guatemala presentado por el Gobierno.

No comparto lo que propone el Gobierno, pero la ONU debió poner más atención y respeto a lo que le estaba ‘planteando un Estado.

Ahora, esa debilidad de la ONU no justifica la acciones unilaterales que tomó el Presidente.

Se abre la posibilidad de diálogo

Ahora que el Secretario de la ONU ha hecho el planteamiento de que la Cicig tendrá un comisionado adjunto y que se abre a la discusión en el marco del artículo 12 del convenio que crea la Cicig, está creando las condiciones adecuadas para superar las crisis política, y nos está creando un contexto en Guatemala para seguir un camino.

Ojalá los asesores del presidente sepan leer las declaraciones del Secretario.

No creo que la ONU vaya a forzar el regreso de Iván Velásquez al país. No es prudente ni adecuando por el momento. El hecho de proponer el adjunto lo dice claramente.

Está claro que Guterres no confronta la posición intransigente del Presidente, y le abre la posibilidad de discutir la controversia.

Diputados dicen que Guatemala debería abandonar la ONU

Es absolutamente impertinente esa petición. A pesar de que no tengo valoración por la mayoría de diputados, en mi desvalorización de ellos, no creo que sean capaces de que digan eso.

Hay que pensar en superar la crisis política existente, las condiciones están creadas. Pienso que esa oportunidad debería aprovecharse para buscar salidas a la crisis a corto, mediano y largo plazo. Recordemos que no todo es corrupción. Está la exclusión, la pobreza… Guatemala es el único país que cuando estaba bajando la pobreza en todo el mundo, ésta estaba creciendo en el país.

Acuerdo general

Aparte de la discusión entre sectores, es necesario que lleguemos a un acuerdo entre guatemaltecos. El acompañamiento internacional es importante, pero debe ser eso, un acompañamiento nada más.

Eso supone encontrar un contenido programático y los actores que podrían promover esa concertación. Eso implica una decisión de los nacionales, a la posición beligerante de otros actores internacionales: EE.UU. claramente.

Y, ojo. Mientras unos echen carreritas a EE.UU. y otros se vayan a la reforma, eso no ayuda a buscar acuerdos entre nosotros.

¿Cuál es análisis de la carta que la Canciller envió al Secretario de la ONU?

Estoy de acuerdo con que la carta de la Canciller fue desafortunada, pero puede tener adjetivos mucho más profundos. Sin embargo, el Presidente tiene una excelente oportunidad con su discurso ante la ONU de la siguiente semana.

Si el Presidente tiene algunos asesores buenos, que sé que los tiene, que puedan leer con experiencia la coyuntura en el contexto nacional, podrían recomendarle utilizar el espacio para dar una respuesta proactiva al planteamiento que ha hecho el Secretario.

Yo le haría un llamado a que aproveche esa oportunidad que tiene… un discurso correspondiente con la propuesta que le ha hecho el Secretario General de la ONU

Juan Callejas

¿Cómo pensar en una paz posible?

Hay que reflexionar en el corto plazo porque se presenta un  panorama complejo en los puntos culminantes de la conflictividad política y de momentos de decisiones relevantes de la ONU y del Gobierno.

António Guterres dijo que espera que el diálogo con el Gobierno continúe. ONU es responsable de hacerlo, abrir la mentalidad de velar el hecho de que hay conversaciones es bueno. El camino es ese. Dialogo más dialogo y permanente diálogo. Genuino. En donde estén los actores que tiene que estar. Me extraña la ausencia de las iglesias. Sus llamados son poco tibios.

Tienen más credibilidad y generan más confianza, deben alentar a esos sectores que son, por vocación, llamados a establecer y buscar cómo usar esa autoridad que la población les confiere en ese ámbito. Quizá no ser protagonistas, pero sí abrir espacios en los sectores sociales, económicos y políticos.

¿En que cancha está la pelota?

En el Ejecutivo, en el Presidente, incluso a un nivel de conciencia personal. Ojalá dios les ilumine que puedan recoger este planteamiento de manera positiva y ver las posibilidades de encausar las inquietudes, válidas en un sentido, no válidas en otro.

Es importante seguir en un proceso de diálogo basado en el artículo 12 del convenio entre el Estado de Guatemala y la ONU, propuesto desde que se dio en non grato para el comisionado de Cicig.

Se intentó. Pero lamentablemente no se  pudo por una actitud de ninguneo para el país de parte del Secretario de la ONU.

Creo que está en la conciencia del Presidente aceptar una conversación con el Secretario de la ONU. Ahora en su viaje a New York podría lograr una conversación para  tratar esos temas  y que nos encamine a nuevos rumbos.

¿El Presidente podría tener presiones para que Guatemala abandone la ONU, para desobedecer el fallo de la CC, para denunciar a la Cicig?

Aquí es donde la orientación de la idea de construcción de un estado democrático es importante. Los guatemaltecos están buscando salir adelante en medio de circunstancias muy difíciles, con su propia dinámica y temática.

El momento de su mensaje en ONU es valiosísimo para provecharlo y salir mucho mejor planteado, como presidente, como Estado y como búsqueda de soluciones a la problemática de Guatemala, que le permita tener una mejor interlocución en otras áreas.

No hay que olvidarse que estamos poniendo en riesgo un proceso de elecciones que arranca en enero 2019 y cuya estructura y destino es dudoso, si nos atenemos a lo que el TSE ha hecho: la petición de ampliación de presupuesto en caso haya que repetir las elecciones.

Es relevante que los asesores y el Presidente, en conciencia, asuman una postura de dignidad. Nadie quita la necesidad de nosotros que se reitere que hemos sido desatendidos por la ONU, por el Secretario de manera poco valorativa por el caso Cicig, pero hay que ir por encima de eso. Con humildad y carácter buscar un reacomodo y ajuste de acuerdo a las necesidades del país.

Escuche nuevamente el programa aquí: ▼