Nota de EU89.7
Medellín busca transformar el legado oscuro de Pablo Escobar a 25 años de su muerte

Las autoridades locales tardarán unos segundos para borrar del panorama la última morada del capo. El propósito será utilizar ese espacio en memoria de las víctimas.

Mientras en el barrio Pablo Escobar los lugareños preparan sentidos homenajes al capo que les regaló la casa donde viven, la alcaldía de Medellín ultima detalles para derribar la que entonces era la morada del narcotraficante.

Los habitantes del barrio Pablo Escobar viven estas fechas con nostalgia. El “Robin Hood colombiano” los sacó del basurero de Medellín en el que sobrevivían y les regaló casas, 443 en total, en una loma de la ciudad.

María Eugenia Castaña, residente del barrio Pablo Escobar, sostiene un retrato del narcotraficante colombiano en su casa. Foto: AFP

El Mónaco, un refugio que erigió el capo

Veinticinco años después de la muerte de Escobar, el esqueleto maltrecho del edificio Mónaco se erige por última vez, tras resistir un embate en 1988 del primer carro bomba detonado en el país que originó una sangrienta guerra entre carteles.

Entre tres y cuatro segundos tardará el edifico Mónaco en volverse trizas. Su estructura extravagante muestra la voluntad de Escobar de escalar socialmente.

Edificio Mónaco en la ciudad de Medellín, Colombia. Vía AFP

Ícono de la opulencia y el poder de la mafia colombiana, los ocho pisos abandonados del búnker que protegió a la familia del capo en los 90, caerán en un espectáculo abierto al público, con tarimas dispuestas para los curiosos, en febrero del próximo año.

“El Mónaco se ha convertido en un antisímbolo, en un lugar donde se le hace apología a la criminalidad, al terrorismo. (…) Más que demoler un edificio, es demoler una estructura mental”, dijo a la AFP Manuel Villa, secretario privado de la alcaldía de Medellín.

Turistas ingresan al edificio Mónaco. Foto: Raul Arboleda / AFP.

En los “narcotours”, extranjeros y locales observan deslumbrados lo que en unos meses será un parque dedicado a las miles de víctimas del narcoterrorismo de los 80 y 90.

La guerra de la droga en cifras

Hace 25 años, el 2 de diciembre de 1993, lo medios de comunicación revelaron la imagen del cuerpo ensangrentado de Pablo Escobar, tirado en un tejado y rodeado de policías sonrientes que exhibían su cadáver como trofeo.

También puede leer: Recapturan en Colombia a Popeye, expistolero de Pablo Escobar

Desde entonces el aniversario de su muerte deja ver una sociedad dividida entre el repudio y la admiración, el dolor y la gratitud.

Entre 1983 y 1994 hubo 46.612 muertes violentas por la guerra de los narcos colombianos, según la alcaldía de Medellín.

Los partidarios de la demolición de Mónaco, cuyas paredes con orificios de bala son huella de aquellos enfrentamientos sin tregua, coinciden en darle nombre a esas cifras a modo de homenaje.

“No queremos niños diciendo que quieren ser Pablo Escobar, versión flaca, cuando crezcan”, explica Villa, líder del proyecto que creará un parque de 5.000 m² que reemplazará al edificio.

Con información del reportaje de Agencia Francesa de Prensa por Lina Vanegas, fotos de Raúl Arboleda y vídeo Juan Restrepo. 

Otra noticia relacionada: Ordenan expropiar bienes a esposa de Pablo Escobar en Colombia