Nota de EU89.7
Un año después de la masacre en Parkland, ¿qué ha cambiado?

Un mes después del ataque, los activistas congregaron a cientos de miles de manifestantes en Washington.

Un año después de la masacre en Parkland, ¿qué ha cambiado?

Con información de la agencia de noticias: AFP


Hace un año, en el día de San Valentín, un atacante armado con un fusil de asalto AR-15 comprado legalmente entró a una escuela en Parkland, al sur de Florida, y mató a 17 personas. Desde entonces, el debate sobre las armas en Estados Unidos cambió.

Cuatro meses antes, un hombre mató a 58 personas en un concierto en Las Vegas, Nevada. Un año y medio antes, 49 murieron en un ataque armado en un bar en Orlando, Florida. Según Gun Violence Archive, ya se han registrado 37 tiroteos masivos en lo que va de 2019, con hasta cinco víctimas mortales cada uno.

Buscando combatir esta normalidad, Parkland consiguió cambiar la conversación. Tras el ataque el 14 de febrero pasado, los estudiantes convirtieron el duelo en activismo e iniciaron un movimiento nacional contra la venta libre de armas, que a su juicio es la causa de esta epidemia.

Le puede interesar: Urgen en EEUU fijar fecha de juicio para autor de la matanza de Parkland

“Ocurren demasiados tiroteos masivos y todo lo que uno obtiene son pésames, pero luego no pasa nada”, dijo el martes a la AFP Ryan Servaites, un sobreviviente del tiroteo en la secundaria Marjory Stoneman Douglas.

“Es una vergüenza que nuestro gobierno no haya hecho absolutamente nada al respecto. Y estamos hartos”, prosiguió el estudiante de 16 años.

Un mes después del ataque, los activistas congregaron a cientos de miles de manifestantes en Washington.

El autor de la matanza de Parkland escuchaba una voz que le ordenaba matar

Bajo el nombre de “Marcha por nuestras vidas”, recorrieron luego 26 estados, visitaron escuelas, charlaron con legisladores, publicaron un libro, participaron en un documental de HBO y consiguieron cambios de legislación.

“Nuestra infancia terminó en 11 minutos”, escribieron los líderes estudiantiles David Hogg y Emma González en noviembre en el Washington Post, refiriéndose al tiempo que duró el ataque.

Florida, un estado gobernado por republicanos, era un hueso duro de roer. Pero el movimiento logró la promulgación de leyes antipáticas para la poderosa Asociación Nacional del Rifle (NRA), que cabildea a favor de las armas.

Entre otras, se creó una “alerta roja” para que los jueces puedan confiscar armas a las personas consideradas inestables, aumentó a 21 la edad mínima para comprar armas y prohibió la compra y tenencia de “bump stocks”, unos dispositivos que permiten disparar ráfagas más rápidas.

En diciembre, el presidente Donald Trump prohibió a nivel federal estos dispositivos. Y según el Centro Legal Giffords para Prevenir la Violencia Armada, 26 estados -además del distrito capital- aprobaron después de Parkland 67 leyes vinculadas al control de armas.

En el informe de diciembre, el centro escribió que el movimiento por la seguridad en el uso de armas “experimentó un cambio tectónico en 2018”.

Con información de la agencia de noticias: AFP