Nota de EU89.7
Tenemos problemas de legitimidad electoral por reformas aberrantes, dicen analistas

¿Cómo queda el sistema democrático en Guatemala a raíz de esos antecedentes? ¿cómo se ve el proceso de transición gubernamental?

Un millón novecientos mil guatemaltecos eligieron el domingo 11 de agosto a Alejandro Giammattei, del partido Vamos, como futuro presidente de Guatemala, que peleó la primera magistratura de la nación con Sandra Torres de la Unidad Nacional de la Esperanza (UNE).

Giammattei asumirá el poder el 14 de enero de 2020 en sustitución del presidente Jimmy Morales.

Hubo al menos 26 partidos políticos que postularon 19 fórmulas presidenciales, y miles de postulados al Congreso de la República, al Parlamento Centroamericano (Parlacen), y a corporaciones municipales.

Sin embargo, en el proceso electoral hubo una serie de tropiezos protagonizados por candidatos, partidos políticos, autoridades del Tribunal Supremo electoral (TSE), y por magistrados de las altas cortes constitucional y de justicia.

¿Cómo queda el sistema democrático en Guatemala a raíz de esos antecedentes? ¿cómo se ve el proceso de transición gubernamental? y ¿cuál es el escenario legal para futuros procesos electorales?

Los abogados Alejandro Balsells, y Francisco Quezada, este último, integrante del Centro de Investigaciones Económicas Nacionales (CIEN), tratan de resolver esas y otras dudas en el programa A Primera Hora.

Imagen

Alejandro Balsells, expone:

No es conveniente que mezclemos algunas críticas o análisis con los resultados. No importa quién haya ganado, lo importante es fortalecer nuestro proceso electoral. Tenemos problemas de legitimidad, y esto es lo más delicado.

Había una serie de nuevas normas que fueron dudosamente aplicadas. No era un tema normativo, sino la aplicación que hizo el TSE. Hubo improvisaciones en el tema de acceso a los medios de comunicación o en el concursos de vallas por ejemplo. No estuvo bien diseñado el tema.

Este proceso 2019 es donde hubo más margen de discrecionalidad de la aplicación de las normas electorales, sobre todo en habilitaciones y tachas de candidaturas.

Hubo tendencias preocupantes, comenzando porque la Corte de Constitucionalidad (CC) validó los criterios discrecionales de las autoridades electorales.

En temas políticos hay que deslindarse de cualquier tema ideológico. Yo soy crítico de las resoluciones en seis casos:

  • En el de Zury Ríos. Estoy convencido de que independiente de cualquier contexto, ella tiene derecho a ser candidata a presidenta, pero la CC cambio un criterio vertido 20 años atrás.

  • El caso de Thelma Aldana. La CC homologó una norma reglamentaria de la Contraloría con una norma constitucional electoral. Además, hubo una resolución equívoca del TSE que citó correctivos jurisprudenciales que ya no son aplicables. Su fundamento técnico dejó mucho qué desear.

  • El caso de Mauricio Radford. El ya tenía credenciales y le dicen ‘le revoco su candidatura’. No se puede revocar una candidatura si no hay un juez que revoque. Una vez registrado ya está. Es candidato.

  • La catarata de amparos que se consiguen por medio de una jueza discutida en Santa Lucía Cotzumalguapa, Escuintla. No puede haber una jueza que regale amparos y siga impune. Que pasa en el Organismo Judicial (OJ).

  • El caso de Alfonso Portillo. Es un caso interesante. Independiente de que nos guste o no, tiene todo el derecho a ser candidato, pero se le aplica el artículo 113 constitucional que es genérico. Ahí cabemos todos. La ley dice que si ya cumplió su castigo, si está habilitado en sus derechos políticos puede participar… El antecedente es nefasto. Ah… pero si le dan vía libre a otro candidato del partido Todos, con tacha de narcotráfico.

  • El caso de Paul Briere. Él se postulaba al Parlacen, pero la Corte Suprema de Justicia (CSJ) suspende su inscripción casada en el transfuguismo. Además obliga al TSE a imprimir otras ocho millones de papeletas. Como va a haber transfuguismo del Congreso al Parlacen.

Hay dados cargados en la CSJ y eso es riesgoso. Si a eso le sumamos la decisión de la Fiscal de promover el caso de la Municipalidad dos días antes de la elección, hay una promiscuidad en el ramo electoral y eso hay que pararlo.

Imagen

  • Las reformas electorales

La ley electoral tuvo reacciones no muy felices, pero el objetivo se logró. Aquí se ponía como presidente al que más gastaba en publicidad. La TSE eliminó el monopolio de los medios que era el que ponía presidentes.

Ahora que la aplicación del TSE deje mucho que desear es otra cosa. Ahora que la redacción se pueda mejorar, todo es perfectible. Queríamos acortar el tiempo de campaña, se acortó. Que la plutocracia, el poder del dinero, no pusiera presidente, se logró eso.

  • De acuerdo en que el TSE contrate medios

Sí. Ese es el matiz que se quería para que los partidos no tuvieran acceso a los medios, para que no hubiera comisiones. Hubo muchos dueños de medios que participaban como candidatos.

En el tema de transfuguismo creo que está bien que no participe en una comisión, pero no lo podemos cambiar.

Soy conservador en los cambios constitucionales pero hay que ser realistas en que Guatemala ya no da para más en ese sentido.

  • No debe haber presidencia rotativa en el TSE

Presidencia rotativa del TSE nefasto. Un presidente electoral que tiene tantas labores logísticas no puede estar cambiando.

Tenemos dos millones que no están empadronados por desidia del Renap y del TSE en ponerse de acuerdo. El plan de empadronamiento puede ser automático. El DPI debe servir para todo. Cualquiera que tenga el documento puede ser empadronado. No entiendo por qué seguimos con el trámite de empadronamiento.

Si el TSE tiene oficinas en 340 municipios para empadronar dos personas al mes. Tienen que hacer una reingeniería en temas electorales. El TSE tiene que reinventarse. Eso de burocratizar el sistema electoral no es buena idea.

El juicio de Francisco Quezada

Lo que tuvimos fue una secuencia de reformas alegres no solo de la ley electoral. Siempre a la puerta del nuevo gobierno, el Organismo Legislativo presenta un nuevo paquete al nuevo gobierno para hacerlo ingobernable.

Los de la UNE son especialistas en preparar boicots para el nuevo gobierno. Les entregan un presupuesto muy amarrado o no lo aprueban para que trabaje con el mismo presupuesto.

Al partido patriota lo recibieron con una propuesta de reformas a la ley orgánica del presupuesto, por lo que tuvo que operar tres años con el mismo presupuesto. A Jimmy Morales lo recibieron con candados a la Ley de Contrataciones para que no pudiera ejecutar el presupuesto.

Ley Orgánica al Organismo Legislativo tiene dados cargados a favor de instituciones políticas. Con el transfuguísmo, cualquier diputado que se aparte de su bancada tendrá consecuencias fuertes, fue un cambio dedicado.

Al final esa decisión fue hasta violatoria de la Constitución, porque con el transfuguismo los diputados que se salieran de un partido no  pueden presidir una comisión de trabajo o participar en la Junta Directiva.

Solo si pertenece a una comisión puede citar a un funcionario público, pero si es tránsfuga no puede llevar la fiscalización.

Un diputado en esa categoría ya no puede promover nada en agenda legislativa. Son obstáculos que se le ponen al diputado. Llegaron a un tema de que transgreden la constitución.

  • Instituciones vinculadas

Este proceso no es de este año, las observaciones de la Ley Orgánica del Organismo Legislativo es que partidos grandes desplazan a los pequeños. Eso pasa después al transfuguismo. Esa va de la mano con reformas a la ley de contrataciones, que es como anular a un nuevo gobierno, y culmina con las reformas a la ley electoral.

Tienen unas normas irresponsables y aberrantes que discrepan con la lógica y los procesos, y amplían la discrecionalidad del TSE, que lo vimos reflejado en el momento de que éste deciden a quien inscribe y a quién no.

La UNE le dio la vuelta a Guatemala dos veces, Habían funcionarios que se aprovecharon de su puesto, instituciones del crimen organizado que se instituyeron en partidos políticos.

El TSE tenía la discrecionalidad de decidir cuándo es propaganda cuando no, en el caso del financiamiento es ilícito determinaban cuando es y cuándo no.

Se vio que había una parcialidad, pero también una incapacidad porque eran demasiado los candidatos. Fueron rebasados por el mismo sistema. Tenían una avalancha de procesos superior a 30 mil resoluciones.

Solo un ejemplo: Enfrentar una papeleta en las mesas, en las que había 26 candidaturas, cinco papeletas, fue un esfuerzo que fue cuadrando a las 7 de la mañana.

En materia electoral, antes primero se llevaron a  cabo procesos de ingeniería y después se elevaron a ley. Ahora fue todo lo contrario.

  • Reformas aberrantes

Casi todas. Las reformas se concretaron a la organización política. Eso viene con las reformas a la Ley Orgánica del Organismo Legislativo, dedicada a robustecer a los partidos grandes.

Esa dedicatoria creció en sanciones más grandes, pero también aumentó la discrecionalidad del TSE para determinar qué es financiamiento ilícito, pero también determinar quiénes son conexos a ellos sin que haya un parámetro para decir qué los vincula.

El voto nulo fue un clamor. Si querían regularlo, está bien, pero antes debieron revisar los procesos. Ahora vamos a tener cinco meses de transición, que es un tiempo bastante largo.

Escuche nuevamente el programa aquí: ▼