Nota de EU89.7
La prohibición del uso de plásticos genera polémica en diversos sectores

Está vigente el Acuerdo Gubernativo 189-2019 del Ministerio de Ambiente y Recursos Naturales (MARN) mediante el cual se prohíbe el uso de plásticos.

Mientras para el Ministerio de Ambiente prohibir el uso de los plásticos y el duroport, conlleva la promoción de nuevos productos amigables con el ambiente, para el sector empresarial, emitir un acuerdo para eliminarlos “es una cuestión facilona”, pues no se pueden sustituir tan fácilmente.

De acuerdo con Julio Recinos, viceministro de Ambiente, el Ministerio ha buscado mecanismos para encontrar caminos de común acuerdo. Enrique Lacs, director ejecutivo de la Cámara Guatemalteca de Alimentos y Bebidas, expresa que “prohibir en dos años una tecnología de plástico en dos años, significa que deberíamos tener una alternativa económicamente viable en dos años. Eso no existe.

La disposición oficial

Desde el pasado 21 de septiembre está vigente el Acuerdo Gubernativo 189-2019 del Ministerio de Ambiente y Recursos Naturales (MARN) mediante el cual se prohíbe el uso y la distribución de bolsas plásticas de un solo uso en sus diferentes presentaciones.

La disposición fue publicada en el diario oficial, Diario de Centro América, y señala que se prohíbe el uso de bolsas plásticas, pajillas, vasos y platos desechables además de recipientes de duroport.

El acuerdo no “restringe, ni limita” las disposiciones que por el mismo asunto han emitido distintas corporaciones municipales del país. De acuerdo con el artículo 2 del Acuerdo, se fijan dos años de plazo para que las personas, individuales o jurídicas, usen el producto que puedan tener en inventario, además para que los sustituyan de forma definitiva.

Los materiales exceptuados en el acuerdo son los de uso médico y terapéutico.

Esa disposición ha causado diversas reacciones entre autoridades, la población y empresarios. Algunos aplauden la medida, otros, la cuestionan.

Para platicar al respecto, el programa A Primera Hora invitó a Julio Recinos, viceministro de Ambiente, y a Enrique Lacs, director ejecutivo de la Cámara Guatemalteca de Alimentos y Bebidas.

Imagen

Julio Recinos

  • El argumento oficial

El acuerdo fue emitido el 20 de septiembre, pero tendrá vigencia en dos años. Ese lapso para paga agotar existencia y generar conciencia en todos los ciudadanos y promover mecanismos alternativos.

  • ¿Qué se pretende con la ley?

El problema que tenemos con el plástico es toda la cantidad de años que tarda en transformarse. No se destruye tan fácilmente. Se convierte en microparticulas que luego se convierten  parte de nuestra alimentación.

Entendemos la posición los empresarios sobre que el plástico, las bolsas de un solo uso y duroport son productos desechables. Pero este es un problema complejo, pero se viene hablando con sectores empresariales desde hace más de un año. Se han buscado mecanismos para encontrar caminos de común acuerdo.

No se ha logrado, entonces el Ministerio, debido a la acelerada contaminación, se tomó la decisión de emitir el acuerdo, que va encaminado a la prohibiciónb, pero también a la educación, a la generación de alternativas.

El empresariado deberá tomar ese nivel de conciencia para elaborar productos amigables con el ambiente.

En el Congreso hay dos o tres iniciativas que van buscando la prohibición del plástico. Es un tema que se está discutiendo desde meses atrás.

  • ¿Cómo ve los cuestionamientos?

Toda norma jurídica está sujeta a la interpretación y cada quien la va a interpretar desde el ámbito de su interés o su intelectualidad.

Contenedores, plásticos que llevan grandes cargamentos. Se hace referencia a los que son de un solo uso. Esto dice bolsa plástica, el duroport para empacar alimentos y la pajilla. Estos solo se usan una vez y se desechan.

El Ministerio tiene claro que las bolsas plásticas y el duroport no se pueden reciclar.

  • Los plásticos que vienen de afuera sí, ¿los de aquí no?

A lo que nos referimos es a que el producto que está embasado, de fábrica, esos no tienen ninguna prohibición.

Es una decisión que genera controversia. Posiblemente se afecta a sectores de la economía, pero qué tanto afecta es lo que hay que discutir.

Lo primero es que llevamos el tema a discusión. Hay sectores que están en contra y a favor. Tenemos 15 años para discutir. No hay planeta B, o resolvemos el problema o nos hundimos todos.

  • Podría ser una medida por fases

Está en fases. Estamos en un proceso de adaptación. Tenemos dos años para adaptarnos y encontrar alternativas.

En resumen todos estamos preocupados de nuestro entorno. El asunto es quiénes debemos hacerlo.

Podemos entender que las municipalidades no tienen recursos. Este tema no genera votos. Dos años no serán suficientes, pero serán un punto de partida. Este es un tema orientado a la protección de la humanidad.

Imagen

Enrique Lacs

El acuerdo no es que haya salido espontáneamente. Entendemos que el Ministro estuvo trabajando en esto durante algún tiempo. Una prohibición siempre es una fuente de ‘frenón’ en alguna parte.

Prohibir en dos años una tecnología en dos años, significa que deberíamos tener una alternativa económicamente viable en dos años. Eso no existe. Es decir, que toda la producción del producto desde su materia prima, tiene características de menor precio, menos costo y mayor accesibilidad.

  • Sus cuestionamientos

En este caso es una disposición con sentido ambiental, tiene una huella menos de la que se está emprendiendo.

Si el plástico ya no va a existir, porque lo vamos a sustituir. No sé si utilizando papel será suficiente para sustituir el plástico que estamos utilizando.

Los biodegradables no están en el punto para que sean sustitutos del plástico. No es una cuestión de tiempo, sino de elección de qué es y cómo vamos a manejar los residuos sólidos.

El papel es 14 por ciento de los desechos sólidos, los plásticos, el 8 por ciento, las latas el 18 por ciento. Todos son desechos sólidos.

PODRÍA INTERESARLE: Plásticos y Suecia, las decisiones de Morales que no le gustan a Giammattei

  • Problemas de reciclaje

Por qué razones que se impulsa el reciclaje. Sustituir el plástico por metal, es más caro. La huella ecológica de un envase de metal es más cara que el plástico.

Los mismos empresarios dicen: qué hacemos para que los desechos no lleguen hacia donde no deben estar. Las botellas no son desechos biodegradables. Qué hacemos con los desechos sólidos. El plástico es uno, pero no es el más impactante.

Lo único que hace es que flota, y eso le hace ser más cosechable. Un vidrio una lata se va al fondo y nadie se da cuenta. El plástico es solo una pequeña punta de todo el problema. Tratar de eliminarlo es una cuestión ‘facilona’. No se puede sustituir tan fácilmente.

  • Hay que aclarar algunos términos

Cualquier prohibición tendrá un impacto económico, sobre la salud. El plástico y sus diferentes tipos… hay una gran variedad de plásticos… para la industria de alimentos y las farmacéutica.

El acuerdo tiene lagunas. La CIG ha solicitado una aclaración al Ministerio del acuerdo, porque dice contenedores y recipientes para almacenamiento de alimentos. El artículo cuatro dice, por ejemplo, que aquellos productos importados, sellados de fábrica, no serán prohibidos.

Entonces, ¿será una discriminación de que el que sella de fábrica con plástico un producto, no será prohibido? Como hay zona gris hemos pedido una aclaración al Ministerio. La certeza jurídica es importante en una situación como esta.

  • El consumidor tiene un rol

El consumidor debe ser responsable. En la Cámara Guatemalteca de Alimentos y Bebidas tenemos una campaña dando mensajes por internet sobre la responsabilidad del consumidor. Que no es solo comprar correctamente, sino disponer de sus desechos correctamente.

Debemos tener hogares conscientes que separan sus desechos y municipalidades que asuman su responsabilidad de recolección.

El problema es que, por de pronto, es una medida sin efecto real en el manejo real de los desechos sólidos.

Qué van a hacer en dos años las municipalidades y el gobierno para evitar la contaminación, que ya no será por bolsas, pero sí por desechos, por excrementos, por vidrio, por llantas.

Hay miopía porque esto se ve y está de moda y se supone que estamos solucionando algo. Pero no. No estamos solucionando nada.

Imagen

Escuche nuevamente el programa aquí: ▼