Nota de EU89.7
La emotiva carta de despedida que hizo novia de soldado muerto en rescate del hijo del “Chapo”

Pese a los esfuerzos, las autoridades se vieron obligadas a dejar libre a Ovidio Guzmán

Fredy González era un soldado que integraba la Guardia Nacional de México quien murió durante una balacera protagonizada por narcotraficantes en Culiacán, Sinaloa.

El grupo armado tenía como objetivo sembrar el terror como resultado de la captura de Ovidio Guzmán, hijo de Joaquín “el Chapo” Guzmán, quien posteriormente fue liberado para detener la violencia en dicha ciudad mexicana en donde impera el reino del narco.

“El Mencho” también fue detenido y liberado como el hijo de Joaquín “El Chapo” Guzmán

Despedida

Mediante su cuenta de Facebook, Cinthia Rodríguez, novia del joven militar, decidió romper el silencio y dedicó una publicación a su amor, pues en Semana Santa sería presentada ante la familia de él como su novia y futura esposa.

En varias fotografías se reflejaba que era una pareja con ganas de salir adelante, ya que entre ellos había muchos planes a futuro.

Todo se derrumbó el jueves pasado cuando las autoridades decidieron hacer un retén y lograron detener a Ovidio Guzmán, cuya gente a su mando respondió con nutridas balaceras en donde cayó abatido Fredy.

Ejército mexicano admite que se precipitó en operativo contra hijo del Chapo

Carta

“Me prometiste que siempre estaríamos juntos, que nada ni nadie nos separaría, y que, a pesar de tantas peleas, me amabas con el corazón. Me prometiste esperarme cuando terminara de estudiar para empezar nuestra vida juntos. Teníamos tantos proyectos juntos y el que más nos daba ilusión, además de formar una familia, era tener nuestro propio negocio donde daríamos empleo a muchas personas”, destacó Cinthia.

Agregó: “¡Y ahora!, ¿cómo le hago?, ¿cómo le hago para superar el que ya no te vea nunca más, el que ya no pueda besar tu boquita y ver tus lindos ojitos chiquitos de regalo como yo te decía mi hermoso regalo. Cómo le hago cada mañana para resignarme que ya nunca más veré tu mensaje de buenos días, ni de buenas noches, o esas llamadas que me hacías por las tardes o antes de dormir”.

Por último, dijo: “Te mando un fuerte abrazo hasta el cielo y un beso. Este no es un adiós sino por siempre, sino un hasta luego, porque el día que yo me vaya nos volveremos a encontrar y estaremos juntos como lo prometimos. Te amo”.