Nota de EU89.7
Evo Morales renuncia como presidente de Bolivia

Morales fue cuestionado por las recientes elecciones que le dieron su reelección

Tras 18 días de intensas protestas en Bolivia, Evo Morales renunció al cargo de presidente de dicha nación sudamericana.

El ahora exgobernante destacó que “duele mucho” el enfrentamiento que se daba entre bolivianos, por lo cual decidió dejar el cargo para evitar más altercados.

Le pidieron la renuncia

Los jefes de las Fuerzas Armadas y de la Policía de Bolivia pidieron al presidente Evo Morales que renunciara, esto con la finalidad de mermar la crisis por su cuestionada reelección en los comicios del 20 de octubre en los que hubo irregularidades, según la OEA.

“Luego de analizar la situación conflictiva interna, pedimos al presidente del Estado que renuncie a su mandato presidencial permitiendo la pacificación y el mantenimiento de la estabilidad, por el bien de nuestra Bolivia”, dijo el comandante en jefe de las Fuerzas Armadas, general Williams Kaliman, ante la prensa.

Evo Morales convoca a nuevas elecciones tras 18 días de intensas protestas

Calmar tensiones

“Nos sumamos al pedido del pueblo boliviano de sugerir al señor presidente Evo Morales que presente su renuncia para pacificar al pueblo de Bolivia”, declaró por su parte el comandante general de la Policía, general Vladimir Yuri Calderón.

Asimismo, Kaliman anunció que ordenó “operaciones militares aéreas y terrestres para neutralizar a grupos armados que se encuentran actuando fuera de la ley”, en aparente alusión a los violentos ataques a buses de manifestantes opositores que viajaban hacia La Paz.

Morales convocó este domingo a nuevas elecciones, tras una auditoría de la OEA que detectó “irregularidades” en los comicios, pero su anuncio no conformó a líderes opositores que volvieron a exigir su renuncia en medio de tensiones crecientes y manifestaciones en las calles que causaron la dimisión de varios altos funcionarios.

Empleados de funeraria dejan caer ataúd de alcalde peruano

Resultados

Morales, en el poder desde 2006, había ganado un cuarto mandato hasta 2025 en primera vuelta al obtener 47,08% de los votos y superar por más de diez puntos al centrista Carlos Mesa (36,51%), pero la oposición denunció un fraude y se volcó a las calles a exigir su renuncia y nuevos comicios, con un órgano electoral autónomo, y sin él como candidato.