Nota de EU89.7

A 7 días: “El estrés del hincha” preocupa a médicos por final de Libertadores

Argentina está a una semana de vivir la que para muchos es la final más esperada de todos los tiempos, la de River Plate y Boca Juniors por la Copa Libertadores, un evento de riesgo para aquellos que sufren de problemas cardiovasculares y se ven perjudicados por “el estrés del hincha”.

Argentina está a una semana de vivir la que para muchos es la final más esperada de todos los tiempos, la de River Plate y Boca Juniors por la Copa Libertadores, un evento de riesgo para aquellos que sufren de problemas cardiovasculares y se ven perjudicados por “el estrés del hincha”.


“El estrés del hincha es este nerviosismo y esta ansiedad que se tiene antes y durante el partido. Tiene que ver con las expectativas del hincha y con lo que se juega emocionalmente sobre ese resultado”, explicó en una entrevista con Efe la doctora Gabriela Ferretti, divulgadora científica del Grupo Medihome.

El hecho de ser un “espectador” y no poder hacer nada por intervenir en el juego es lo que provoca todavía más ansiedad a los aficionados al deporte rey.

A pesar de ser Argentina uno de los países más futboleros del planeta, los argentinos también están aquejados por un mal que afecta mayoritariamente a hombres de entre 50 y 60 años que ya cuentan con problemas cardiovasculares o cerebrovasculares en su historial médico.

“Se hace más hincapié sobre los eventos cardiovasculares que se han encontrado en hombres, no hay todavía estudios que asocien cuál es la diferencia entre los hallazgos de hombres y de mujeres”, apuntó la especialista.

Tal vez, aseveró Ferretti, esto se deba a que este tipo de estudios se llevan a cabo desde hace aproximadamente 20 años cuando no se evaluaba si había o no mujeres fanáticas.

En una situación de estrés -como también podría ser un desastre natural como un terremoto- se libera adrenalina, que puede hacer que algunas placas existentes en las arterias “se desprendan y generen una obstrucción” bien en las arterias coronarias o en las del cerebro, especificó la doctora.

“En personas sanas uno esperaría que esto no ocurra, pero no solo pueden ocurrir infartos, sino también episodios de muertes súbitas o arritmias ventriculares”, concretó.

Disminuir el tabaco, medir la cantidad de alcohol o evitarlo, si se puede, y cuidar la alimentación durante la celebración del partido son algunos de los consejos que Ferretti proporciona a sus pacientes con más peligro de sufrir este estrés.

¿Dónde ver el partido? La doctora anima a hacerlo en casa, un lugar donde el hincha se sienta cómodo y mejor al estar rodeado de amigos, pero también por una persona no aficionada que le pueda ayudar a evadirse en un momento de crisis.

“La sociedad cardiológica argentina sugiere que haya una persona que no sea fanática dentro del grupo que ve el partido, porque si en algún momento esta persona que tiene antecedentes cardiovasculares tiene una reacción desmedida, se pueda quitar del contexto o hacer alguna maniobra para que se tranquilice un poco”, expresó.

Pasear en el entretiempo o conversar sobre otros temas son algunas de las actividades que pueden ayudar a reducir los niveles de estrés, algo que los aficionados que no se cuidaron en el partido de ida en el que Boca y River empataron 2-2 en la Bombonera, pueden empezar a practicar en el de vuelta que se celebrará en el Monumental el sábado 24 de noviembre.

“La mayor expectativa está puesta en quien juega el partido de local, y se ha visto que hay una correlación entre el nivel de estrés y los eventos cardiovasculares cuando el equipo perdedor es el local”, advirtió la doctora.

Una “brecha” entre la expectativa no cumplida y el resultado, aseguró Ferretti, que provoca un “mayor nivel de sufrimiento, de estrés y de eventos cardiovasculares en aquellos que juegan en su estadio. EFE