Nota de EU89.7

Controversia en el Congreso por transfuguismo y financiamiento ilícito electoral

¿Cuáles son los acuerdos, o tratos, que se han alcanzado en el Congreso para lograr que se vuelva a legislar sobre el transfuguismo?

Ayer la diputada Delia Bac llamó “cobarde” al parlamentario Mario Taracena por no apoyar las reformas para viabilizar el transfuguismo y le reclamó que “ellos”, es decir las bancadas afines al oficialismo, aprobaron los cambios al delito de financiamiento electoral ilícito y anónimo.

Taracena le respondió que “aunque lloren lágrimas de sangre”, la Unidad Nacional de la Esperanza (UNE) no apoyará el transfuguismo. Además, describió como “patojo mocoso” al presidente del Congreso, Álvaro Arzú, por un tema relacionado con el pasado del Partido de Avanzada Nacional (PAN).

¿Cuáles son los acuerdos, o tratos, que se han alcanzado en el Congreso para lograr que se vuelva a legislar sobre el transfuguismo y para aprobar reformas al financiamiento electoral ilícito y anónimo?

Los diputados Orlando Blanco, de UNE; Carlos Chavarría, de Creo; Marvin Orellana, de Alianza Ciudadana, y German Velásquez, congresista independiente, tratan de responder esas interrogantes.

María Eugenia Mijangos, expresidenta del Tribunal Supremo electoral (TSE) también fue consultada sobre el particular, por la vía telefónica.

Orlando Blanco

¿Qué tratos hay en el Congreso por el transfuguismo y el financiamiento electoral ilícito?

No hay tratos. Lo que hay es una descontextualización de lo que se estaba discutiendo ayer. Cuando hablamos de transfuguismo hablamos de una práctica que tiene una legitimidad cuando es producto de una desavenencia o encontronazos por intereses políticos en los partidos.

Cuando uno revisa legislaciones latinoamericanas es una práctica que se da en otros países, pero se fue generando en forma perversa. Se prostituyó y grandes números de legisladores se cambiaban de partido.

En 2014 yo presenté la iniciativa del transfuguismo porque en 2012 llegamos al Congreso con 47 diputados y nos quedamos solo 6. Hubo ofrecimientos económicos en muchos casos y también desavenencias políticas. Se generó la idea de armar bancadas a cambio de chequeras.

El mismo Manuel Baldizón me dijo una vez: “Me salen baratos tus diputados. Les doy US $2 mil y un boleto para ver a Mickey Mouse, y me los llevo a mi partido”. Esos estímulos hay que cortarlos.

Por eso presenté una iniciativa inspirada en otras leyes latinoamericanas. La CC resolvió que fuera por tres años y el último año se liberara para no caer en la inconstitucionalidad del derecho de elegir y ser electo. Pero la ley está vigente.

Creo que se están ahogando en un vaso de agua. La ley no es retroactiva, solo cuando favorece al reo. Hay muchos diputados que se cambiaron de partido, pero también otros que no se cambiaron, pero que se quedaron sin partido porque fueron cancelados. A ellos no les afecta.

Ahora, el problema es que la magistrada María Eugenia Mijangos, cuando fue presidenta del Tribunal Supremo Electoral (TSE) dijo que la ley la iban a aplicar de forma general.

La práctica del transfuguismo hay que desterrarla. Una cosa es apartarse por diferencias y otra es vender el cuerpo por un cheque. Habrá que regularlo como se tiene que hacer.

Carlos Chavarría

¿Cree que con aplicar la ley contra el transfuguismo se depura el Congreso?

El Congreso sí se depura en el sentido del voto en el interior, el voto urbano y el voto consciente. Ahora el problema es la cooptación del Congreso por grupos políticos o clanes familiares. El transfuguismo, la traición al elector, es malo.

Hubo un diputado que se cambió ocho veces de partido, eso da mucho qué decir. No hay consistencia. El transfuguismo, de que ha afectado, ha afectado.

En cuanto al financiamiento electoral ilícito, nosotros ya dijimos que estamos de acuerdo, pero que no estamos de acuerdo con el 205, del transfuguismo.

Había un tiempo para hacer cambios, el que no los hizo, qué pena…!

Sobre el transfuguismo… es que desde hace 30 años se debilitaron los partidos ideológicos y se mercantilizó la política. Apareció el consenso de Washington sobre la privatización y ahora esta privatizado casi todo.

Además, no es lo mismo votar cuando hay un cacique enfrente, que cuando se va a votar de forma consciente.

Marvin Orellana

¿Hubo algún trato para legislar en el caso del financiamiento electoral ilícito a cambio de eliminar el transfuguismo?

En el Congreso siempre existen acuerdos. Yo no creo que haya habido un trato. Cada diputado y bancada tiene sus intereses por diferentes leyes. En estos meses la agenda legislativa se complica. Las reformas a la Ley Electoral y de Partidos Políticos no han sido tomadas tan en serio como la tomamos en 2016.

En aquel momento había muchas presiones y la reforma a la ley electoral comenzó a tomar mucha formalidad. Hoy está más light la situación.

Estoy de acuerdo con regular el transfuguismo. Pero sería irresponsable violentar el derecho constitucional a elegir y ser electo. Creo que será inminente para la legislatura del siguiente año.

Creo que por ahora no habría problema. La regulación está tal como la dictaminó la CC, que en el tercer año los diputados o alcaldes puedan ir a otro partido si quisieran reelegirse.

German Velásquez

¿Qué acuerdos hay en el parlamento en torno a estos temas?

Hoy todos los partidos tienen una agenda política. Desde el momento en que comienza la campaña preparan una agenda legislativa. Uno vende su imagen, la imagen del partido previo a una propuesta electoral. Lo que se va a proponer en el Legislativo.

Luego el trabajo de un jefe de bancada es cabildear para lograr un acuerdo. Si hubo tratos bajo la mesa, lo ignoro. El parlamento está para discutir. Quizá algunos diputados son elocuentes en sus expresiones. Quizá inconscientemente dicen las cosas.

A uno a veces se le cruzan las palabras y dice cosas incoherentes. A mí me ha pasado. Para el 407 N yo fui uno de los que no votó. Entiendo la dinámica. Yo fui el último diputado que me trasladé a la Comisión de Asuntos Electorales, porque el presidente de la comisión se estaba quedando solo.

En su momento cuando yo hice la consulta al TSE, de ¿qué van a hacer con los diputados a los que les fue cancelado el partido? Los magistrados dijeron: “No podemos ser juez ni parte”.

Escuche nuevamente el programa aquí: ▼