Nota de EU89.7
Los J8, el punto en que se rompe la tolerancia de EE.UU. hacia Guatemala, aseguran analistas

El Departamento de Defensa de los Estados Unidos anunció cesar la transferencia de equipos y la capacitación a las Fuerzas de Tarea.

El Departamento de Defensa de los Estados Unidos anunció ayer que por el repetido uso incorrecto de los vehículos artillados J8 decidió cesar la transferencia de equipos y la capacitación a las Fuerzas de Tarea del ministerio de Gobernación.

Un portavoz de la embajada estadounidense en Guatemala señaló que el Ministerio de Gobernación repetidamente ha usado “de manera incorrecta” los vehículos donados por el Departamento de Defensa, por lo que se ha suspendido la ayuda de carácter militar.

Esta mañana circularon por la ciudad unidades artilladas de los Jeep J-8 donados por Estados Unidos con dirección hacia la Fuerza Aérea Guatemalteca. Las autoridades gubernamentales se limitaron a decir que es ‘una orden del Gobierno’.

Para platicar sobre este particular, el programa A Primera Hora invitó a Carmen Rosa de León Escribano, excoordinadora del Consejo Asesor de Seguridad, y a Carla Caballeros, directora de Cámara del Agro, quienes ven con preocupación un avance entre las tensiones entre el gobierno de EE.UU y el de Guatemala.

Carmen Rosa de León Escribano

¿Qué significa esto: el anuncio de suspensión de ayuda y el despliegue de los j-8?

El anuncio es significativo porque es la culminación de todo un proceso que se ha venido dando, casi de desafío del Gobierno de Guatemala, de no acatar algunas sugerencias que vienen del exterior.

  • Hay que recordar que solo hay dos veces en la historia que ha habido un cierre en defensa de EE.UU. La primera en la época de Jimmy Carter, cuando se empezaron las masacres, que después se llamó genocidio, y luego, se cerró la ayuda al Ministerio de la Defensa. Hasta después del proceso de paz se vuelve a abrir el apoyo con la formación y capacitación al Ejército, pero no de ayuda directa. Fue años después cuando llega otro tipo de ayuda, en equipo y armamento.

Hay que analizar cuál fue el gobierno que intentó ser más desafiante frente a un país que es el que tradicionalmente surte de equipo al Ejército y a la Policía Nacional Civil.

J8 con destino fijo

Lo de los J8 será la primera señal y el punto en que se rompe la tolerancia de las autoridades de EE.UU. El equipo fue donado con términos de referencia, eran para la lucha contra el narcotráfico y debían permanecer en un radio específico.

El Ministro de Gobernación los trajo a la capital porque dijo había maras, y no son vehículos para las zonas urbanas y les dio un uso más liberal.

Lo que genera duda es porqué los sacan de esas zonas fronterizas, y no están siendo utilizados donde deben estar. Eso debe preocupar, no por qué los trajeron.

Aparte, hay que tomar en cuenta los mensajes del Parlamento Europeo, de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH)… ya tenemos una reacción internacional. Creo que lo que está pasando, no sabemos si es por la solicitud de EE.UU. o porque ellos (el Gobierno) ofrecieron irlos a dejar.

Se está revisando la ayuda militar

La ayuda militar se basa en dos cosas: la entrega de equipo, y la capacitación y formación de personal. No especifica nada. Simplemente que están revisando la ayuda militar, hay coincidencia en la mala utilización del equipo o su utilización para lo que no fue dispuesto.

Lo que me preocupa es qué va a pasar cuando un presidente, el próximo año, asuma el cargo con ayudas cortadas o un escenario con un aislamiento internacional.

Lo que debemos analizar es cuál es el escenario con un aislamiento en un proceso electoral, o un escenario de un nuevo gobierno con un cierre de la ayuda en el ámbito internacional.

¿Y si devuelven los J8 a EE.UU.?

Entra de por medio toda la inversión que EE.UU. ha hecho en toda la Policía, y con los cambios de los altos mandos que se han ejecutado, es como tirar a la basura una capacitación que se ha dado durante varios años. No solo es el caso de los J8.

Debería haber otros mecanismos para poder solventar las diferencias, hay que tener una visión más institucional de estado. Haber si no estamos jugando a egos presidenciales o de ministros y si no se pone en juego la relación con EE.UU. en temas de seguridad y combate al crimen organizado.

Las debilidades del sistema

Creo que hay que ver la declaración de EE.UU. a la par del informe de DD.HH por parte del Departamento de Estado, presentado también esta semana. Ahí se señalan varias debilidades del sistema:

  • La baja de la lucha contra la corrupción

  • La falta de seguimiento a los derechos humanos

  • La falta de transparencia

  • El intento de sacar a la Cicig por parte del Gobierno

Además, hay que verlo entre las propuestas del Congreso de EE.UU., para sancionar a funcionarios que impiden el combate a la corrupción. Lo que más afecta, desde el punto de vista económico y de desarrollo, es la lacra de la corrupción. No solo son las diferentes denuncias internacionales por la falta de desarrollo en derechos humanos, en salud y en seguridad.

El asunto es que, en conjunto, están revisando la ayuda. Ellos están actuando como país cooperante, pero nosotros estamos reaccionando de una manera personal desde el Gobierno, que nos está dejando una crisis institucional permanente.

Política internacional en beneficio del Presidente

Todo esto surge del deseo del presidente gente alrededor y su familia de protegerse de la investigación de la Cicig estaba haciendo. Salvado tres veces por el Congreso por manejo de financiamiento ilícito de fondos.

Pareciera ser que toda la política internacional se ha estado llevando en beneficio del Presidente, de su familia y de la gente entorno a él. EE.UU. todavía no tiene un informe de porqué lo están haciendo.

Son reacciones hepáticas que toma el estado sin pensar que lesiona los derechos de los guatemaltecos en cuanto a tener una relación adecuada internacional y a tener acceso al buen común.

Carla Caballeros

¿Qué lectura le da al problema?

Lo de las J8 es importante verlo de manera más amplia en la línea de las tenciones alrededor del tema de seguridad en los últimos seis meses.

Me parece que lo que estamos viendo, es una tensión sobre la relación institucional entre el gobierno de EE.UU. con instituciones del gobierno de Guatemala.

El Gobierno de EE.UU tiene sus razones, la embajada tiene muy claros estos conceptos de evaluar caso por caso. No es una cancelación de la asistencia, ni de de las relaciones entre Estados. Habla de cosas muy puntuales a las que se hace referencia.

En términos de la inversión se suma a la falta de certeza, en medio de un proceso electoral. Mientras no hay certeza no inversión ni empleos. Eso es lo que tenemos que entender. Estas tensiones permanentes en algunos casos le hacen mal a la imagen de Guatemala.

Mario Duarte, el jefe de la SAAS, dijo que podrían devolver los J8 a EE.UU.

Esa es una falta de profesionalismo, respecto de las decisiones o relaciones institucionales intra-gobierno. Lo que es importante revisar es que no se trata de si los vehículos son de área urbana o de fronteras.

El propósito particular fue el objeto de la donación, y se deben revisar las bases y las especificaciones de los memorandos de entendimiento, de lo que firmaron entre gobiernos a la hora de entregar y recibir equipos. Los vehículos fueron entregados para la Fuerza de Tarea Tecún Umán, una línea donde hay trasiego de drogas, contrabando, trata de personas, crimen organizado.

Pero luego la preocupación es por qué se desmantelan estos proyectos. Durante el gobierno de Óscar Berger se tomaron decisiones para reducir el Ejército, en el de Otto Pérez se tomó la decisión de quitar bases militares para dejar desprotegidas muchas de las áreas fronterizas cercanas a México. El traslado de los vehículos repite lo que se hizo en aquellos momentos.

Y si el gobierno decide devolver J8

Esta es una especulación porque no sabemos. Sin embargo, si eso ocurriera me parece que sería un mal mensaje. Esas cosas las tienen que resolver de manera profesional e institucional. La relación entre ambos gobiernos quedaría muy mal.

¿Podría haber una desertificación?

El tema comercial es un asunto en el que los negocios son entre empresas. Tienen un marco legal que es el TLC, es un contrato, acuerdo que fue ratificado que no está vinculado a cómo va la relación de los gobiernos.

Es un tratado que tiene reglas claras en el que ambas partes, si están en desacuerdo, las pueden presentar en órganos competentes. No es asunto de embargo comercial.

Lo que si puede suceder es que la relación política se puede deteriorar. En la comunicación de la embajada no se ha referido a una crisis de Gobierno. Lo que hace es de una revisión de caso por caso. Se refiere a instituciones del Gobierno, pero no habla del Gobierno de Guatemala.

No hemos podido llegar a hablar de algo que caiga en la desertificación.

This slideshow requires JavaScript.

Escuche nuevamente el programa aquí: ▼