Nota de EU89.7

Guatemala se viste de gala para la Semana Santa, cuando miles de turistas visitan sus principales ciudades con el propósito de contemplar las solemnes y vistosas procesiones.

Centenares de guatemaltecos recorrieron este domingo el pueblo indígena de San Pedro Sacatepéquez escoltando la figura de Jesús Nazareno que carga en su lomo Rito, un burro blanco que desde hace 17 años participa en la procesión de Domingo de Ramos.

Desde primera hora de la mañana todo el pueblo se prepara para dar inicio a la Semana Santa con emoción y afán para que cuando salga a las calles Jesús Nazareno todo esté perfecto.

This slideshow requires JavaScript.

Los lugareños extienden los pinos y los pétalos de las flores que han deshojado durante horas para hacer cruces, corazones y figuras que adornarán, en las tradicionales y coloridas alfombras, el paso de la imagen de la hermandad “Sagrado Corazón de Jesús”, que se hizo cargo de esta procesión.

Un grupo de hombres pone la silla al burro, que luce casi malhumorado, con un manto y encima, atado con una cuerda, va la figura de Jesús con su túnica roja y su ramo de palma en la mano.

Jesús Nazareno, el Rey del Universo, recorre el Centro Histórico

Fé y devoción

Con fervor y recogimiento centenares de guatemaltecos recorren las empinadas calles de este pequeño pueblo por encima de una alfombra casi continua, en la que aparecen, además de flores de diversos colores, zanahorias, dulces e incluso bolsas de patatas fritas.

Un grupo de hombres, cada uno con una cesta llena de palmas, se adelanta para repartirlas entre los feligreses y devotos que se agolpan en las aceras con la mirada cabizbaja y murmurando rezos.

El burrito, sobre quien recae toda le expectación y todas las miradas de esta singular procesión, se para frente a las escaleras de la Iglesia y los acólitos bajan la imagen de madera de Jesús para entrarla a hombros en la iglesia mientras los devotos entonan una canción y elevan las palmas al cielo.

La misa empieza, los feligreses bajan sus ramos a la altura de sus caderas y en la mente de todos empieza a rondar la organización de esta tradición para el próximo año.

Guatemala se viste de gala para la Semana Santa, cuando miles de turistas visitan sus principales ciudades con el propósito de contemplar las solemnes y vistosas procesiones que algunos comparan con las más conocidas que se celebran en Sevilla (España).

Una de las ciudades donde con más fervor se viven las procesiones de Semana Santa en el país centroamericano es La Antigua Guatemala.

Esta es la semana más intensa del año litúrgico

*Con información de EFE.