Nota de EU89.7
Conozca la historia “Chiqui”, la perrita a la que le cortaron la lengua para que no ladrara

Los veterinarios consideran que la perrita pudo sufrir de quemaduras en la lengua o que esta parte de su boca fue cortada con un objeto punzo cortante.

Chiqui, una mascota poodle, fue rescatada de un basurero. Después, una organización ambiental se ofreció a darle ayuda médica y a buscarle un hogar.

Dos meses después, la perrita estaba lista para encontrar un hogar. Se encontraba en buenas condiciones de salud y una señora, identificada como Sandra Risco, llegó al refugio de animales llamado Super Mascotas y aseguró que una mujer estaba interesada en adoptarla.

Se trataba de una persona llamada Angélica Donado Jiménez, quien pidió que llevaran a la perrita a su estética, donde oficializaron la adopción de Chiqui.

Le puede interesar ► VIDEO | Policías a bordo de patrulla atropellan a perro y huyen

La mujer cumplió con los primeros requisitos para completar la adopción. Incluso envió fotos de la mascota en su nueva casa, pero todo cambió cuatro días después cuando pidió que se llevaran a la perrita, ya que alegaba que no comía y su boca tenía un olor muy fuerte.

El refugio atendió la llamada y encontraron que Chiqui tenía un sangrado excesivo, estaba deshidratada, con un golpe en la cabeza y además, sólo conservaba el 30 por ciento de su lengua.

La historia del perro que no suelta su plato porque “cree que ya no le darán comida”

“Hoy, no saben cuanta tristeza siento de ver a Chiqui, con su boca necrosada, su lengua llena de gusanos, comida o cortada (tiene un corte lineal, recto) casi hasta la mitad como pueden ver en la foto donde se le hizo la limpieza, muy decaída, muy débil y tristeza en sus ojitos”, relató la defensora de los animales Mely Hernández, responsable del refugio.

Chiqui fue hospitalizada. Los veterinarios consideran que la perrita pudo sufrir de quemaduras en la lengua o que esta parte de su boca fue cortada con un objeto punzo cortante.

La emisora RCN Radio entrevistó a Angélica y la señora justifica que cuando le entregaron a la perrita no ladraba.

“Tengo los chats que confirma la conversación (…) la señora Meli que es quien tiene a cargo a la perrita y que me he comunicado con ella en muchas ocasiones y ella también, sabe que la perrita, en todo el tiempo que ella la ha tenido, no ladra”, alegó.

El caso está en manos de abogados, quienes evaluarán quién es el responsable de los daños que sufrió la mascota. Este hecho ocurrió en un municipio de Colombia.