Nota de EU89.7
Tema de corrupción sigue vigente, pero “hay otras prioridades”, opinan  abogados

El tema de la corrupción se ha arraigado en el discurso de candidatos a los diferentes cargos, pero también ha bajado en el interés ciudadano.

Estamos a 20 días de las elecciones generales en las que más de 8.7 millones de guatemaltecos empadronados deberán elegir a un presidente, un vicepresidente, 160 integrantes del Congreso de la república, 20 diputados al Parlamento Centroamericano (Parlacén) y 340 corporaciones municipales.

En ese ambiente, el tema de la corrupción se ha arraigado en el discurso de muchos candidatos a los diferentes cargos de elección popular, pero también ha bajado en el interés ciudadano.

Para platicar acerca de esos escenarios, el programa A Primera Hora invitó a los abogados Alexander Aizenstatd y Mario Fuentes Destarac. Ambos coinciden en que el tema de la corrupción sigue en el ambiente.

Sin embargo, también están de acuerdo en que hay otros temas prioritarios en la agenda del ciudadano común: la seguridad, la educación y la economía.

Alexander Aizenstatd

  • ¿La corrupción sigue siendo de interés ciudadano?

Siempre es un tema de mucho interés, pero ha bajado su relevancia durante las elecciones. Primero porque mucha gente está cansada de exigir el mismo tema desde 2015 y no ve resultados.

Luego, el tema de Cicig ha  agobiado a la ciudadanía y a los medios, no hubo solución que diera una satisfacción social; también el hecho de que a algunos candidatos no se les haya permitido participar, eso ha ayudado a que no sea un tema principal.

En el fondo, lo que importa es que hay un paso entre la corrupción y lo que afecta a las personas. La gente se preocupa más en la seguridad. Pero el análisis requiere un paso adicional que muchos se aprovechan para no hacerlo.

  • Tema de candidatos

La economía y el de seguridad, pero éstos están ligados a la corrupción.

  • ¿Estamos peor o mejor que en 2015?

Mejor, excepto en el aspecto del optimismo. Había más optimismo en 2015, pero si hemos mejorado en algunos aspectos. Se ha asentado que la posición de una persona no es obstáculo para que enfrente la justicia.

Antes no habíamos visto a presidentes o empresarios que enfrentaran la ley. Lo que no hemos visto son cambios sistemáticos en algunas instituciones.

No entiendo porque tenemos que ver tomas de posesión con viandas y alfombras en la CC, si eso es algo que se da en forma cronológica.

  • El desencanto viene de las cortes

Hay muchos casos en el que un abogado, o un funcionarios, dice que el juez pide dinero, pero se embolsa el dinero. Esa es una forma cobarde de corrupción porque se le atribuye corrupción a una persona que es inocente.

Ahora. Las cortes se tardan mucho, cada vez se tardan más. En la CC presenté un caso, y no han resuelto. Ahora realizan en análisis de viabilidad. Eso no se daba antes. La ley dice que los procesos deben de resolverse de principio a fin en tres meses. Ahora se tardan hasta tres años.

Se necesita fortalecer la independencia judicial, que permitirá que lleguen mejores jueces. ¿Cómo es posible que las sanciones contra jueces prescriban a los tres meses? Es decir, si ya transcurrieron tres meses ya no se pueden denunciar.

Mario Fuentes Destarac

  • El tema sigue pendiente

El tema de la corrupción sigue presente, pero hay otras prioridades que se han dado en los últimos tiempos porque la misma contracción económica está impactando negativamente en la ciudadanía.

Hay gente que ha perdido su empleo y si no se puede llevar la comida a la casa, eso repercute. Aumentan los niveles de delincuencia derivado de la crisis económica.

Guatemala es eminentemente agrícola y los precios están muy mal. El precio del café, por ejemplo, está en US $90 el quintal. Eso es malo para la economía guatemalteca. Ahora las remesas equivalen al 50 % de las exportaciones, o los ingresos de divisas del país.

Eso es lo que más le preocupa a la gente. La corrupción es un tema más abstracto porque la gente no cree que le impacte directamente. Pero los recursos del Estado se los están embolsando, eso impacta a la gente porque no se satisface educación, alimentación, salud… eso impacta.

  • ¿Cómo acabar con la corrupción de la noche a la mañana?

El guatemalteco tiene que estar consciente de que esto se puede dar de la noche a la mañana. Tenemos que construir institucionalidad. Y ese es el gran desafío.

Que haya castigo y que eso disuada a los funcionarios públicos. Hemos avanzado, contrario a los que piensan que esto es un desastre. No es lo mismo que hace 30 años.

Ahora hay más temor a la ley. Hace falta fortalecer la justicia, tiene ingresos del estado mínimos. El poder judicial y las demás instituciones del poder público debería ser la prioridad del Estado.

  • ¿Podríamos retroceder después de las elecciones?

Las amenazas son muy grandes. Tenemos un crimen organizado que se sigue fortaleciendo. Es una brega de eternidades. El crimen organizado sigue aumentando porque el consumo de drogas sigue aumentando la demanda. Consecuentemente tenemos que fortalecer las instituciones.

Tenemos que enfrentar nuevos desavíos. No hemos debilitado a la delincuencia organizada transnacional. Con EE.UU. necesitamos una seguridad transnacional.

Eso de que se hable de un Plan Marshall para Guatemala, para Centroamérica, antes se decía que no era posible, ahora ya comienza a tratarse ese tema. México ha comenzado a hablar de eso porque le interesa en su seguridad.

  • El mayor peligro en las elecciones con la judicialización de la política

Deberíamos de verla. Existe una persecución penal porque hay hechos punibles que se cometieron, en el caso de candidatos. O desde la óptica de que no existen delitos y que las causas son ilegítimas, espurias o con ánimo político.

En el primer caso, la administración de justicia debe cumplir con perseguir esos delitos. Lo que no se vale es que haya desigualdad y que existe discrecionalidad, por delitos que son los mismos. Aquí el antejuicio es un tema crítico. No debe ser utilizado como una forma de impunidad.

En el segundo caso, en que no hay delito, no es válido que se judicialice la política para impedir la participación de un candidato o una agrupación política, por un detalle que está fuera del proceso electoral, porque se priva al electorado a que pueda elegir de manera abierta al candidato de su preferencia.

Escuche nuevamente el programa aquí: ▼