Nota de EU89.7
Expertos ven ‘una aplicación improvisada’ del acuerdo migratorio

Expertos en temas migratorios coinciden en que Guatemala no está preparada para enfrentar una oleada de migrantes que soliciten asilo a los Estados Unidos.

Expertos en temas migratorios coinciden en que Guatemala no está preparada para enfrentar una oleada de migrantes que soliciten asilo a los Estados Unidos; además, insisten en que el acuerdo migratorio debe pasar por el Congreso para que sea ratificado y luego, ser publicado en el diario oficial para que cobre vigencia. Por lo tanto, ven una ‘aplicación improvisada‘.

Ayer, un migrante hondureño se convirtió en la primera persona en acogerse al programa de ‘tercer país seguro’ acordado entre ambos gobiernos y el ministro de gobernación Enrique Degenhart señaló que era una muestra de las buenas relaciones entre ambos estados.

En tanto el vicepresidente Jafeth Cabrera aseguró que se trata de una prueba, el embajador de los Estados Unidos en Guatemala, Luis Arreaga, aseguró de que pronto llegarán migrantes en mayor cantidad.

El sacerdote José Luis González, de la Red Jesuita con Migrantes; Pedro Pablo Solares, experto en migración, y Paul Briere, diputado del Frente por la Transparencia, hablan del asunto en el programa A Primera Hora.

Pedro Pablo Solares, opina:

Lo que nos indica es una estrategia planteada desde algunos departamentos de Estado para implementar plan para reducir personas que llegan a EE.UU. desde los países centroamericanos aduciendo miedo en sus países, aprovechando la coyuntura en el que el tema migratorio sirve a los fines del partido republicano.

Una estrategia planteada sin poca previsión. El ministro de Gobernación, Enrique Degenhart, estaba sugiriendo enviar a las personas a Petén, aunque después lo negó. EE.UU. declaró que no estaba de acuerdo.

Es una improvisación de un acuerdo de grandes consecuencias humanitarias. Es una situación en que dos países ponen en riesgo la vida de las personas enviándolos a un lugar donde no hay condiciones.

Los anexos

Estamos hablando de un gobierno de EE.UU. que no se ha caracterizado en sus buenas prácticas administrativas, un Gobierno de Guatemala que ha negado información.

Cuáles son los anexos y quién los está redactando. La Cancillería dice que no es un convenio sino un acuerdo interinssitucional entre Gobernación y el Departamento de Estado.

¿Cuál es la legalidad o ilegalidad del acuerdo? El hecho de que no conozcamos el acuerdo hace poco determinable exigir una inconstitucionalidad. Si no está publicado en el diario oficial no cobra vigencia.

La posición de Paul Briere es la siguiente:

Es importante dar a entender que estos convenios deben ser ratificados por el Congreso. La Constitución lo establece. Esto va a generar amparos o el debido proceso de lo que haya sucedido.

Eso se planteó en junio de este año, y cuando se da el amparo de la Corte de Constitucionalidad (CC), dice que el proceso es por la vía de la ratificación del Congreso. Está fuera del margen legal.

Guatemala necesita fortalecer su certeza jurídica. Cumplir los procesos para todo lo que quiera hacer el Estado.

El sacerdote José Luis González, plantea:

El caso del migrante hondureño es paradigmático. Se ve que no se busca que continúe en Guatemala esperando resolución de asilo. El quería regresar a Honduras. Al final, sale por El Florido.

Se busca una imagen, una conciencia colectiva en Centroamérica de que EE.UU. está logrando eso, a pesar del desconocimiento de todas las instancias. No solo el desconocimiento del presidente electo, doctor Alejandro Giammattei, sino del embajador de EE.UU. en Guatemala, que buscan la parafernalia.

Es un ridículo recibir un avión, donde viene un hondureño que se va a su país. El embajador se presta a hacer ese teatro, junto al vicepresidente Jafeth Cabrera.

Para EE.UU. no importa si el acuerdo se conoce o no, lo que busca es una disuasión, para que la gente desista de viajar a EE.UU.

Escuche nuevamente el programa aquí: ▼