Nota de EU89.7
Guardia de cárcel da permiso a reos para celebrar muerte de pandillero

Licor y dinero: así fue la fiesta de los presos

Un insólito caso ocurrió en una cárcel California, Estados Unidos, donde un guardia permitió que unos treinta reclusos hicieran una fiesta para celebrar la muerte de un miembro de una pandilla, según documentos a los que tuvo acceso Efe este martes.

La “fiesta” que permitió este encargado del centro carcelario generó el consumo de bebidas alcohólicas, y lo hizo sin informar a sus superiores, según un informe de la Oficina del Inspector General de California (OIG).

Se ponen los guantes, Neto Bran y “Tres Quiebres” fijan fecha para su pelea de box

A disposición de los presos

El mismo oficial también sirvió de correo entre reclusos que se encontraban en secciones diferentes de la cárcel y llevó un paquete a un interno que estaba en aislamiento por haber participado en el asesinato de otro recluso.

El paquete era una recompensa enviada por los integrantes de un grupo de prisioneros por su participación en el crimen, asegura el reporte de la OIG.

El oficial también falló en reportar que los reos estuvieron bebiendo alcohol elaborado en la propia cárcel, instalaciones que el reporte no identifica.

VIDEO. Mujer relata en video cómo fue secuestrada en Chimaltenango

Renunció

Al ser cuestionado en la investigación, el guardia, que renunció al cargo una vez descubierto lo sucedido, aseguró que “no puso al personal de la cárcel en peligro, y no le importaban los presos”.

El caso salió a la luz después de que la OIG entregara un informe, en el que se evaluaron 170 casos, sobre las investigaciones internas y procesos disciplinarios de empleados del Departamento de California de Correcciones y Rehabilitación entre enero y junio del 2019.

Como castigo, un papá se apoderó del Instagram de su hija

Otro caso

OIG también reportó el caso de un oficial que supuestamente empujó intencionalmente a un interno, golpeando en la cabeza y el cuello, y también lo amenazó con agredirlo sexualmente.

Según el reporte, este caso muestra las fallas de los superiores del guardia en reportar las supuestas agresiones para que se hiciera una investigación.

Aunque el informe asegura que el Departamento de Correcciones hizo un trabajo satisfactorio y generalmente tomó las medidas apropiadas para disciplinar a los empleados, advierte que se retrasó el cumplimiento de acciones disciplinarias en el 63 % de los casos en los que un empleado fue despedido o renunció al empleo.