Nota de EU89.7
Reacciones agresivas en la NBA tras nuevo caso de racismo

Otro caso de abuso policial ocurrió en los Estados Unidos y los deportistas se han hecho escuchar con fuertes mensajes.

Cientos de manifestantes se enfrentaron el lunes con la policía en Wisconsin mientras crecía la ira en Estados Unidos después de que un hombre afroamericano fuera baleado por un oficial blanco, algo que no pasó desapercibido para los jugadores de la NBA.

Este domingo, Jacob Blake recibió varios disparos por la espalda mientras trataba de entrar a su camioneta, con sus tres hijos mirando, hecho de violencia que reavivó las históricas protestas contra el racismo tras la muerte de George Floyd.

Blake, de 29 años, fue trasladado en avión a un hospital a Milwaukee, unos 40 km al norte, en estado grave, pero medios locales informaron el lunes por la tarde que su familia dijo que estaba mejorando tras ser sometido a una cirugía.

Deportistas se pronuncian

Las primeras reacciones del deporte de los Estados Unidos llegaron desde la NBA, inmersa en su competición hasta octubre.

Y Donovan Mitchell, uno de los pilares de los Utah Jazz fue los primeros en pronunciarse de manera agresiva

AFP

“A la mierda los partidos y los playoffs. Esto ya es enfermizo y es un problema real. Queremos justicia”, comenzó diciendo en su cuenta de Twitter.

Y continuó: “Es una locura, no tengo palabras. Vaya mierda de hombre. Por eso no nos sentimos seguros”.

Por su lado, Mike Budenholzer, técnico de los Bucks, dijo que lo ocurrido en Wisconsin tiene mucha más importancia que cualquier partido.

“Blake estará en la mente de jugadores, técnicos y directivos durante el partido de hoy. Tenemos un partido muy importante para nosotros pero lo sucedido es mucho más importante que cualquier partido o entrenamiento en Orlando. Debemos entender que las vidas de las personas negras importan”, puntualizó.

Mientras que la franquicia de Wisconsin emitió un comunicado mostrando su rechazo total.

“Los Bucks rezan por la recuperación de Jacob Blake, tiroteado por un oficial de la policía en Kenosha. Nuestros corazones están con sus amigos y familias”, dice el documento.