Nota de EU89.7
Manifestantes llegan al Congreso para exigir renuncia de diputados

Representantes de los 48 Cantones y del Parlamento del Pueblo Xinka marcharon a ese punto desde la plaza de la Constitución.

Un grupo de manifestantes se movilizó desde la plaza de la Constitución hacia el Congreso de la República, en donde realiza un plantón. Esto se da como parte de las acciones para rechazar el Presupuesto 2021.

Se trata de representantes de los 48 Cantones de Totonicapán y del Parlamento del Pueblo Xinka que exigen al presidente Alejandro Giammattei que vete el decreto 33-2020. Además, que presente su renuncia al cargo.

De igual forma, exigen la salida de diputados del Congreso de la República que estén implicados en supuestas irregularidades.

La Policía Municipal de Tránsito (PMT) capitalina informó que el grupo de manifestantes se encuentra en la 8ª avenida, entre 9ª y 10ª calles de la zona 1 capitalina.

PDH observa situación

Delegados de la Procuraduría de los Derechos Humanos (PDH) y el titular de esa institución, Jordán Rodas, se encuentran en el perímetro del Congreso.

El objetivo es observar el respeto a los derechos humanos y la aplicación de protocolos por parte de las fuerzas de seguridad.

En imágenes

Se inicia diálogo

El gobierno de Guatemala comenzó este martes un encuentro de diálogo con diferentes sectores para definir el presupuesto de 2021, detonante de las protestas que exigen la renuncia de Giammattei y cuya aprobación fue suspendida por el Congreso.

“El objetivo de la reunión es escuchar propuestas provenientes de las asociaciones, centros de investigación y academia para una readecuación del presupuesto”, indica la agenda de la cita en el Palacio Nacional de la Cultura.

En la reunión también participarán la cúpula empresarial, iglesias evangélicas y representantes de la universidad de San Carlos de Guatemala.

Giammattei encabezará el diálogo junto con otros altos funcionarios, incluido el ministro de Finanzas, Álvaro González Ricci.

El proyecto presupuestario original desató indignación y rechazo en diferentes sectores, según los cuales el plan de gastos no tomaba en cuenta la lucha contra la pobreza, que afecta a 59.3% de los casi 17 millones de habitantes, y tampoco destinaba suficientes recursos a educación y salud.

Tras la aprobación del texto, miles de manifestantes abarrotaron el sábado las calles de la capital para exigir la renuncia de Giammattei.

La protesta tuvo momentos de tensión cuando algunos manifestantes incendiaron oficinas de la sede del Parlamento.

La policía reprimió las manifestaciones, incluidas algunas pacíficas y a las que asistían menores de edad, provocando rechazo dentro y fuera de Guatemala.