Nota de EU89.7
¿Hay casos de sarampión en Guatemala?, esto dice el Ministerio de Salud

De acuerdo con Unicef, 98 países enfrentaron un alza de casos de sarampión en 2018.

El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) recientemente anunció un aumento descontrolado de casos de sarampión en el mundo. Sin embargo, Guatemala no figura en el listado de países afectado.

Según el Ministro de Salud, Carlos Soto, de momento no se han reportado casos de sarampión en el país. Pero se están agudizando las medidas como la vacunación, principalmente en el Aeropuerto Internacional La Aurora.

“Con ello se pretende evitar los contagios en el exterior”, aseguró el titular de la cartera salubrista.

En cuanto a los casos de rotavirus, el funcionario aseguró que se registran al menos 15 en Suchitepéquez y Chiquimula, a los cuales ya se les brinda la atención médica respectiva.

Casos de sarampión en el mundo

De acuerdo con Unicef, 98 países enfrentaron un alza de casos en 2018, siendo 10 los que concentran más del 74 por ciento del total.

Ucrania es la nación que más preocupa con 30 mil 338 casos, seguida de Filipinas (13 mil 192); Brasil (10 mil 262); Yemen (6 mil 641); Venezuela (4 mil 916); Serbia, Madagascar, Sudán, Tailandia y Francia.

Lea más ► El brote de sarampión en Filipinas se agrava con 4.300 casos y 70 muertes

Henrietta H. Fore, directora ejecutiva de Unicef, advirtió que de no actuarse ahora, habrá consecuencias desastrosas para los niños de mañana, pues el sarampión es más contagioso que el ébola, la tuberculosis o la gripe.

“Esta es una llamada de atención. Disponemos de una vacuna segura, eficaz y barata contra una enfermedad altamente contagiosa, una vacuna que ha salvado casi un millón de vidas cada año durante las últimas dos décadas”, expuso.

Propagación de la enfermedad

El sarampión se propaga a través del aire e infecta el tracto respiratorio, afectando aún más a los niños desnutridos o a bebés demasiado pequeños para ser vacunados. Lo peor es que una vez que se produce la infección, no hay un tratamiento específico, de ahí la urgencia de vacunarse.

No obstante, la deficiencia de la infraestructura sanitaria, los conflictos civiles, la escasa concienciación de la comunidad, la autocomplacencia y las dudas respecto a las vacunas son alicientes para que la enfermedad siga propagándose tan exponencialmente, señala la Unicef en un comunicado.

“El sarampión puede ser la enfermedad, pero, con demasiada frecuencia, la verdadera infección es la desinformación, la desconfianza y la complacencia. Debemos hacer más esfuerzos para informar con precisión a todos los padres y madres a fin de que nos ayuden a vacunar con seguridad a todos los niños”, señala Fore.

Con información de Adrián Soto.

Escuche el reporte de Adrián Soto ▼