Nota de EU89.7
Todd Robinson está satisfecho de lucha contra la corrupción en Guatemala

En el programa A Primera Hora estuvo como invitado el embajador de los Estados Unidos (EE.UU.), Todd Robinson, quien se refirió a los momentos más tensos e intensos que vivió durante su gestión en Guatemala. Aseguró estar consciente de la irritación y enojo que causó en algunos momentos, en algunos sectores sociales, políticos y económicos …

Continuar leyendo “Todd Robinson está satisfecho de lucha contra la corrupción en Guatemala”

En el programa A Primera Hora estuvo como invitado el embajador de los Estados Unidos (EE.UU.), Todd Robinson, quien se refirió a los momentos más tensos e intensos que vivió durante su gestión en Guatemala.

Aseguró estar consciente de la irritación y enojo que causó en algunos momentos, en algunos sectores sociales, políticos y económicos con sus comentarios, pero en resumen, aseguró que se siente satisfecho por el trabajo que realizó en su lucha contra la corrupción durante el gobierno patriota.

¿Cuán consciente estaba de que causaba irritación cuando hacía comentarios de procesos políticos, la corrupción o el hambre?

La gente tiene que recordar que yo he tenido la oportunidad de estar en Guatemala antes y he visto los efectos de la corrupción, la impunidad y la criminalidad. Estuve de 2009 hasta 2011.

Cuando regresé al país, como embajador, tuve la impresión de que si íbamos a luchar contra la corrupción, teníamos qué decir las cosas como son.

La verdad. La corrupción mata. La gente está sufriendo fuera de Guatemala y dentro de la ciudad. Para combatir la corrupción tenemos que identificarla y verla como es, y empezar a atacarla.

Cuanto le decían que no les gustaba que usted hablara de eso, que era contra la soberanía, ¿qué pensaba?

Yo no pensé en las críticas porque la corrupción es algo más grande que esto. Es algo que no tiene ideología, es algo que todos tienen que combatir y tenemos que comenzar a combatirlo.

¿No se ha comenzado aún?

Hemos empezado fuertemente. En 2015 cambio todo. Esa fue la primera vez en que la gente con una sola voz dijo ‘¡Ya, no más…! vamos a cambiar este país’.

¿En qué momento se da cuenta de que la corrupción rebasó los límites?

La primera que estuve en Guatemala en 2009, 2010, 2011… en ese tiempo tuvimos como cinco jefes de la PNC, todos se fueron a la cárcel por corrupción. Esa fue la primera vez que vi un problema grande en Guatemala.

Cuando regresé, y comencé a enterarme de las investigaciones, el trabajo de Cicig, la colaboración Cicig y MP, vi que era más grande y problemático de lo que yo pensé.

¿Durante el gobierno del PP era más fuerte?

No sabía que era el Partido Patriota, pero entendí que era algo más grande. Hay muchos participantes en corrupción, es algo que comenzó hace muchos años. Muchos partidos han jugado un papel en la construcción de este sistema.

¿Porque a EE.UU. le interesó combatir la corrupción durante el gobierno patriota?

Creo que hemos tratado de ayudar a varios gobiernos en combatir la corrupción y enfocar a los gobiernos en las necesidades más grandes. Por eso nos hemos enfocado en el occidente, hemos identificado la situación en esa área y sabemos por qué la gente está caminando y marchando para mostrar su indignación.

No tienen servicios, tampoco un buen sistema educativo. Es difícil ganarse la vida en esas condiciones. Es una lástima porque la gente está sufriendo.

¿Alguna vez ha tenido algún roce con los exgobernantes que están en la cárcel?

Directamente… no. He tratado de actuar con el respeto necesario cuando ellos estaban gobernando, y he continuado actuando con ese respeto.

Era obvio, estuvimos en una escuela casi destruida y la falta de servicio, de infraestructura, de espacio suficiente para los estudiantes era evidente. Entonces, qué podrían decir… eso era un producto de la corrupción.

¿Alguna vez pensó en abstenerse en alguna declaración?

Jamás… jamás. Es parte de nuestro trabajo. Si nosotros vamos a usar los fondos los impuestos de nuestros ciudadanos, franceses, de Inglaterra o de EE.UU., tenemos la responsabilidad de hablar claro de los problemas.

Hubo muchas críticas cuando usted utilizó el podio del Presidente…

El Presidente me llamó para discutir una manera de ayudarle con el problema de los puertos y yo no sabía que íbamos a hacer declaraciones. No estoy seguro si él estaba listo para dar declaraciones. Cuando entramos en la sala hubo solo un micrófono y, cuando me preguntaron, tuve que pasar por él.

¿No pensó que iba a haber revuelo por eso?

No. Yo me di cuenta después, cuando vi los memes en las redes sociales.

¿Usted intuyó de que Roxana Baldetti tuviera la intención de sacar a la Cicig del país?

Era obvio. En enero, cuando el Comisionado anunció el foro nacional de la justicia, el gobierno patriota lo rechazó esa discusión y pensé que era un problema grande… obviamente fue un problema grande.

¿Cuál?

Que ellos querían parar los avances del proceso de la justicia, de las investigaciones de cómo mejorar el sistema de justicia en el país.

¿Cuán cerca estuvo el Gobierno de retirar la Cicig?

Estuvimos muy cerca. A mi juicio, las investigaciones … la primera investigación (La Línea) que afectó directamente al gobierno patriota, ellos tenían que tomar una decisión, o quitar la Comisión o seguir con ella y averiguar para dónde iba la investigación.

¿Qué hubiera ocurrido con el Gobierno de EE.UU. si se hubiera ido la Cicig de Guatemala?

Hubiéramos visto un rechazo grande de la comunidad internacional, pero más importante de la sociedad guatemalteca.

En aquel entonces, ¿la sociedad guatemalteca hubiera rechazado la salida de Cicig?

Yo creo que la sociedad guatemalteca sabía de la importancia de la Cicig.

¿Usted se sintió amenazado de ser expulsado por el Gobierno?

No… no. Yo pensé en eso, es algo importante para un Gobierno quitar a un embajador y ese momento no pensé que ellos estuvieran pensando en eso.

Escuche nuevamente el programa aquí: ▼