Nota de EU89.7
Crisis migratoria es el drama del mal resultado de nuestros países

Expertos analizaron el drama de la migración en donde aseguran que no hay medidas a corto plazo para contrarrestarla, ya que para combatir la migración irregular se debe duplicar el ingreso per cápita y para eso deberán pasar 18 años haciendo bien las cosas.

Hoy en el programa “A Primera Hora” analizamos la crisis migratoria ante las caravanas de centroamericanos que han surgido en los últimos días y que ayer se encontraron frente al cierre de la frontera en México. Para analizarlo nos acompañan Úrsula Roldán, directora del Instituto sobre Dinámicas Globales y Territoriales de la URL, y Jean Paul Briere, exdiputado y expresidente de la comisión del migrante.

Drama humano

Expertos calificaron como un drama humano la crisis de migración irregular que se han originado y la realidad que se viven en Honduras, El Salvador y Guatemala, que obliga a sus ciudadanos a querer abandonarlo todo para buscar un mejor futuro.

“Aquí no tengo futuro”, “Solo quiero llegar, primero Dios”, son los lamentables testimonios de los migrantes, en su mayoría hondureños, que emprenden el viaje.

Sin embargo, es importante poner en el foco el fenómeno que ocurre en Honduras, ya que está expulsando miles de ciudadanos, y que no es un panorama lejano para Guatemala, señaló Briere.

Ambos analistas coinciden en que Guatemala recibió a los migrantes como debía hacerlo; sin embargo, se toparon con la “nueva frontera” de Estados Unidos, que está en México. Además, criticaron la actitud del presidente Manuel López Obrador, quien en un principio ofreció trabajos a los migrantes y este lunes fueron recibidos por un cinturón de agentes fronterizos.

Sin embargo, indican que Honduras debe involucrarse en una mesa de trabajo para abordar esta crisis.

Consecuencias de la migración

De acuerdo con Briere, el drama de la migración irregular es el resultado de nuestros países, de sus acciones en los últimos años.

Sin embargo, el problema es centroamericano y está faltando una revisión seria por parte de los países involucrados.

La falta de oportunidades, de empleo digno, de desarrollo social, de desarrollo en las comunidades, especialmente en las zonas expulsoras de migrantes, son las principales motivaciones para dejar el país y buscar un mejor futuro.

No obstante, no hay acciones a corto plazo que puedan enfrentar esta problemática. De acuerdo con Briere, para detener el flujo de migración se debe duplicar el ingreso per cápita de cada país, y esto se logra con 18 años de trabajo bien hecho, detalló agregando que hay un fuerte déficit de plazas de empleo, que obliga la migración.

Hay algunas acciones que podrían implementarse a corto plazo, mencionó Roldán, como el fortalecimiento de las instituciones, programas de inversión en las zonas expulsoras de migrantes, y el fortalecimiento en temas de migración.

Ambos concuerdan que las acciones deben enfocarse en esas comunidades de origen, principalmente en el Occidente del país, en temas de educación, salud, seguridad, infraestructura y servicios.

Atención humanitaria

El vicepresidente Guillermo Castillo dijo qué más allá de los intereses perversos que pueda tener la caravana de migrantes hondureños y más allá de la problemática de su país, se debe atender humanitariamente.

Agregó que ya están abordando dicha situación con varias entidades gubernamentales y con el Sistema de Naciones Unidas, especialmente con la OIM, ACNUR, ACNUR, OPS, con el Programa Mundial de Alimentos, para establecer el tipo de atención.

Asegura que los centroamericanos andan con la mirada perdida, no saben hacia dónde van, están confundidos. Además, los niños lloran piden a sus padres que se regresen porque ya no quieren seguir caminando, ya que tiene heridas en los pies, el vicepresidente señala que eso obliga a ponerle una atención en particular.

En conclusión

Jean Paul Briere

Úrsula Roldán