Nota de EU89.7
Eurocámara pide “evaluar de nuevo” controvertido ascenso de mano derecha de Juncker

En una resolución votada por una amplia mayoría

Con información de la agencia de noticias: AFP 

Los eurodiputados llamaron este miércoles a la Comisión a que “evalúe de nuevo” el criticado ascenso del hombre de confianza del presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, al principal cargo de funcionario del ejecutivo comunitario, aunque no solicitaron su dimisión.

En una resolución votada por una amplia mayoría, la Eurocámara considera que el nombramiento de Martin Selmayr como secretario general de la Comisión a finales de febrero podría considerarse como “un golpe que aleja y posiblemente desborda los límites de la ley”.

Los eurodiputados rechazaron en cambio las enmiendas que pedían la revocación del nombramiento, limitándose simplemente a urgir al reexamen de la designación de Selmayr al frente de una institución de 30.000 personas al considerar que “en general no es posible revocar un acto administrativo favorable”.

La Eurocámara “pide a la Comisión que evalúe de nuevo el procedimiento de nombramiento del nuevo secretario general a fin de dar a otros posibles candidatos (…) la posibilidad de presentar su solicitud”, señala la resolución adoptada.

Según la ponente del texto, la alemana Ingeborg Grässle, miembro del Partido Popular Europeo (PPE, derecha) como Juncker, reconoció la “ambigüedad” del texto aprobado, apuntando a su vez que no se trata de una petición de abrir inmediatamente el puesto de Selmayr.

Esta “será una tarea para el próximo presidente de la Comisión” tras el final de mandato del luxemburgués en 2019, agregó a la AFP.

Para el eurodiputado ecologista alemán, Sven Giegold, la votación pide precisamente “reabrir el procedimiento de la designación” del jurista alemán de 47 años.

La designación “no será” revocada, subrayó este miércoles el comisario europeo de Personal, el alemán Günther Oettinger, escudándose en el texto de la resolución. El responsable se mostró abierto a ver cómo “podría mejorarse en el futuro” el proceso.

Una fuente parlamentaria subrayó que la ambigüedad del texto es “completamente buscada”, para “permitir a cada uno decir que obtuvo lo que quería”.

Para la eurodiputada francesa Françoise Grossetête (PPE) pedir la dimisión inmediata del actual secretario general “habría debilitado a la Comisión en un momento en que Europa necesita más que nunca estabilidad y serenidad para enfrentar el Brexit y el auge del euroescepticismo”.

Los hechos remontan al 21 de febrero. Durante una reunión del ejecutivo comunitario, Selmayr fue promovido en un pequeño lapso de tiempo primero a adjunto al secretario general al que se había presentado y, pocos minutos después, al puesto más alto de funcionario, cuya vacante no se publicó.

Con información de la agencia de noticias: AFP