Radio en línea

EN VIVO

KissFM Musicales

De los helados de nuestra época (Nota para recordar )

Hoy toca recordar esos helados que marcaron época, esos helados que nos hicieron muy felices en nuestra infancia y que los tenemos muy adentro de nuestros recuerdos. Cuando hablamos de Helados recordamos a grandes marcas como los recordados helados Topsy. Uno de los clásicos sabores de Topsy, era el chipsi de Topsy o el rico […]

Hoy toca recordar esos helados que marcaron época, esos helados que nos hicieron muy felices en nuestra infancia y que los tenemos muy adentro de nuestros recuerdos. Cuando hablamos de Helados recordamos a grandes marcas como los recordados helados Topsy.

Uno de los clásicos sabores de Topsy, era el chipsi de Topsy o el rico Bubble Yum ¿ Quien se recuerda de la promoción de los go karts en la compra de su helado ?

Otros helados inolvidables son los helados Scribona, que estaban ubicados enfrente del Hardees de la Avenida las Américas. Donde hoy es Plaza Taco Bell.

Eran sabrosos y lo mejor de todo es que cerraban super tarde.

-->

via GIPHY

Otro helado que fue parte de nuestro recuerdo fue el helado mexicano Holanda. Fueron populares a principios de los 90.

https://www.youtube.com/watch?v=wy0w1ySKwFg

Pero si de helados y juegos se trata, los mejores fueron los helados Gloria. Era el lugar para las piñatas, y estaba a dos casas o locales del Establo, en ese carril auxiliar que hay en la Avenida Reforma.

En aquel mágico lugar había una pista para carros y mesas de futillo. Los pequeños podían comer un helado y divertirse. El dueño era un italiano que atendía personalmente.

Y desde luego que no podemos olvidar a los mejores..

“Aquí están sus helados; fresa, vainilla, chocolate, ron con pasas, arcoíris; ¡llegaron los helados! A solo un quetzal”, repetían comúnmente durante la década de 1980.”

Hablamos de los helados de camioncito.

Con tan solo oírla a lo lejos, a nosotros los niños de la época se nos dibujaba una sonrisa de oreja a oreja. ¡Nos poníamos súper emocionados! “¡Ya vienen, ya vienen!”, gritábamos.

Cuando la intensidad de la música se hacía más fuerte, era porque el automóvil se acercaba. La gente abría la puerta de sus casas. “¡Allá está!”, decía un niñito y corría. Atrás de él, otros patojos lo seguían.

Tal como lo anunciaba “el señor del alto parlante”, se ofrecían un montón de sabores. Los niños se agolpaban en torno de la ventanilla, ya con el quetzalito listo para entregárselo al heladero, quien, además, debía ser paciente ante las demandas de tan exigente y ansioso público.

En la década de 1970 ya había varios de estos camioncitos. En 1980, los Helados Copo’s introdujeron los propios. Esa marca, aunque ya desaparecida, es una de las más recordadas por los guatemaltecos.

Y para usted ¿ cual era el mejor helado ?

Publicidad