Nota de EU89.7
Transforma el estrés en tu superpoder

Aunque en el medio de un período empañado por la neblina del estrés crónico no parezca haber salida, debes saber que puedes convertir cualquier situación, hasta la más estresante, en una oportunidad para alcanzar el éxito. Lo que es aún mejor es que puedes usar el estrés para impulsarte hacia adelante.

Es importante tener en mente que el estrés puede ser beneficioso. De acuerdo a Very Well Mind, existe el estrés bueno, o eustrés, que sentimos cuando estamos emocionadas. El pulso se acelera y el cuerpo libera adrenalina, pero no hay ninguna amenaza o miedo.

También está el estrés agudo, cuando un evento nos sorprende, algo inesperado sucede y debemos actuar rápido. El estrés agudo trae consigo emociones negativas, pero lo necesitamos para lidiar con todos los problemas impensados que puedan presentarse en el camino de manera inteligente.

Cuando pasamos por situaciones repetitivas que nos generan malestar, muchas veces nos encontramos ante el estrés crónico: ese tipo de estrés que está constantemente contigo, y que, si se mantiene así por mucho tiempo, puede traer consecuencias para la salud mental y física.

Maneras de usar el estrés a tu favor

1. Construye tu resiliencia

La resiliencia, según la asociación de psicólogos de Estados Unidos, es la capacidad de levantarse después de caer en la vida. Esto no significa que ser resiliente implique no ignorar o embotellar los sentimientos negativos. Al contrario: tener resiliencia se trata, sobre todo, de vivir a través de ellos.

2. Conoce tus límites

Para lidiar adecuadamente con el estrés, debes saber decir que no alguna vez. Por supuesto, esto no es fácil para muchas: nos gusta aceptar más y más responsabilidades para no decepcionar a nadie. Dos cosas pueden terminar sucediendo: no puedes con todo lo que hay en tu plato o haces todas las tareas acompañada de la sombra del estrés.

3. Piensa y no rumies

Usa el estrés para pensar soluciones a tus problemas, pero diferencia la preocupación que tiene un objetivo de aquella que carece de uno. La rumiación es el hábito de repetir pensamientos una y otra vez, creyendo que esa repetición llevará a la solución del problema.

4. Aprende a manejar el estrés crónico

Esta es la forma problemática de estrés, que se produce al haber vivido una o varias situaciones estresantes repetidas. Tanto el estrés agudo como el eustrés, si quedan embotellados, pueden convertirse en estrés crónico. Este es el tipo de estrés que ha sido relacionado con una gran variedad de enfermedades, desde problemas del corazón hasta depresión.

Debes encontrar estrategias para manejar el estrés de manera sana, antes de que el problema se convierta en algo peor. No hay una receta que funcione igual para todos. Desahógate con una amiga, compartiendo un café. Medita, haz yoga o sal a correr. Pasa más tiempo divirtiéndote. Descubre lo que funciona para ti y comprométete con tu bienestar.