Nota de EU89.7
Al aceptar la figura de ‘tercer país seguro’ se hipotecaría el futuro de Guatemala

Para Trump somos una promesa electoral. Para el presidente Morales es el temor de las persecuciones legales que él pueda tener más adelante, dicen analistas.

Expertos internacionalistas coinciden en que cada vez que el presidente de Guatemala, Jimmy Morales, sale de viaje al extranjero, el país tiembla. Se vio con el caso de los aviones Pampa III, que intentó comprar en Argentina, y con la posible compra de un buque a Colombia, que está pendiente de resolverse.

Ahora se avecina otra ola de críticas con su viaje anunciado a EE.UU., entre el 13 y el 17 de julio, a donde iría a negociar que Guatemala se convierta en un ‘tercer país seguro’, sin medir las consecuencias futuras para los guatemaltecos.

“El presidente (Donald) Trump y el presidente (Jimmy) Morales discutirán formas de crear una relación más sólida enfocada en abordar las prioridades de migración y seguridad”, dijo hoy la secretaría de prensa de Trump en un comunicado.

Analistas, excancilleres y exembajadores coinciden en que si Morales acepta que Guatemala se convierta en un ‘tercer país seguro’, simplemente estaría hipotecando el futuro de la nación.

Pretenden frenar acciones de Jimmy Morales, con amparos

Esta semana, el excanciller Gabriel Orellana, en representación de otros exfuncionarios, presentó una acción de amparo en la Corte de Constitucionalidad (CC) en contra de Morales y los ministros de Relaciones Exteriores, Sandra Jovel, y de Gobernación, Enrique Degenhart, para impedir que el mandatario siga utilizando “de forma abusiva” las facultades de dirigir las relaciones exteriores, utilizando acuerdos de forma simplificada.

Ayer jueves el excandidato presidencial Manfredo Marroquín presentó otro amparo en la CC contra el Morales para que no firme el convenio de ‘tercer país seguro’ con Estados Unidos. El objetivo es que el mandatario no firme el acuerdo que colocaría a Guatemala como tercer país seguro, que a la vez tendría que dar asilo a migrantes.

El Gobierno confirmó en su cuenta de Twitter que el Presidente viajará a EE.UU. este fin de semana para reunirse con funcionarios del gobierno norteamericano y tratar temas de seguridad, migración y economía. Además, está contemplado que visite la Casa Blanca para sostener un encuentro con el presidente Donald Trump para tratar lo del ‘tercer país seguro’.

Este mismo acuerdo EE.UU. ya se lo había propuesto a México semanas atrás, cuando amenazó con subir los aranceles a las importaciones, pero México se negó y no lo firmó.

De acuerdo con la Convención de Ginebra hay condiciones mínimas que un país debe cumplir para poder tener esa categoría. La principal es garantizar que los solicitantes de asilo no van a ser retornados a su país de origen; es decir, respetar el principio de “no devolución”.

Ahora, ¿qué es un acuerdo de ‘país seguro’? ¿Llena Guatemala los requisitos para ser un ‘tercer país seguro’? ¿Cuánto influyen los intereses políticos de quienes gobiernan para proponer a Guatemala en esas condiciones? ¿Cuáles serían las consecuencias si Guatemala acepta ser ‘seguro’, pero no tiene las condiciones para serlo?

El programa A Primera Hora busca las respuestas en exfuncionarios con experiencia en la gestión pública internacional.

Ana María Diéguez, excanciller durante el gobierno de Jimmy Morales

Debe saberse a qué va el presidente a EE.UU

Normalmente las agendas se trabajan con anticipación entre la Secretaría de Asuntos Administrativos y de Seguridad (SAAS) y Cancillería. Se mide el fondo y toda la parte logística.

Eso se hace con todos los viajes, sobre todo para establecer la agenda. Nunca se entra en el detalle, pero sí del ‘punto a’ o del ‘punto b’. Sobre todo si se va a negociar el ‘tercer país seguro’ debería anunciarse con anticipación.

Para pensar que el presidente Trump recibe al de Guatemala, es porque hay algo más que una negociación o mínimo una firma. Pero la firma es hecha por el canciller. Las negociaciones no se hacen a nivel presidencial. Sorprende una cita a ese nivel, que puede ser para un caso que desconocemos.

https://twitter.com/EmisorasUnidas/status/1149694001454505984

Medidas en contra

Se está tratando, como ha sucedido desde la Cicig, en buscarle la vuelta a las decisiones que el presidente quiere llevar a cabo.

Creo que son medidas prácticas contra el país por no haber sido certificado en el Plan de la Alianza, por no haber cumplido los compromisos, 13. El Congreso de EE.UU. ha decido el recorte de la ayuda para el país. Además, el presidente Trump dijo que para que dará más dinero si de todos modos se lo roban.

Hay ONG que trabajan en el tema migratorio y que suplen el trabajo que el Estado no puede realizar. Todas estas ONG han visto que para el año entrante no tendrán presupuesto de AID, que está siguiendo la orden de recortar la ayuda.

Hay una crisis humanitaria y una crisis institucional que, con lo que tenemos, el Estado no puede atender las necesidades de los retornados.

¿Debería renegociarse el TPS?

El TPS fue creado para desastres naturales. En el caso del huracán Mitch para los hondureños; en el caso del terremoto para los salvadoreños. Guatemala no lo aceptó en tiempos del Mitch. Lo hemos solicitado innumerables, pero no ha sido posible. Menos Trump lo va a aceptar.

Esa es una solución que debería analizar el presidente Trump, pero es no gana votos. Lo que gana es decir ‘a los migrantes no los queremos’. Nosotros somos la carne de cañón que le permite vociferar, como lo hace en Twitter.

Este viaje tiene que tener algo más grande. Si es de la forma como acostumbra, de que nos va a dar millones dólares para que aceptemos. Porque se requieren millones. En la democracia de EE.UU. existen pesos y contrapesos. El Congreso el que decide qué dinero da y para qué. Y si no está presupuestado, de dónde va a salir.

Ya no habrá fondos para las ONG

Me duele cuando se dice que las ONG se quedarán sin fondos para sus lujos. A mí me correspondió trabajar con ONG, y no es gente que tiene lujos, que viaja y se gasta el dinero de la cooperación. Da una labor necesaria para el tema migratorio.

Lo que se necesita es una reforma migratoria integral, Barak Obama no lo logró. Si eso pudiera ser una gran noticia, sería una gran noticia. Eso bajaría la presión, sería humano y comprensivo, pero no podemos esperar que Trump tome decisiones humanas y comprensivas, él tomará decisiones de berrinchuras e impulsivas, que le sirvan para su campaña.

‘Tercer país seguro’

La gente que va a ser retenida en Guatemala será hondureña y salvadoreña. En relación a los guatemaltecos les han dicho que las medidas serán más duras y por eso es que la migración ha aumentado con la presencia de los niños.

Este gobierno ya no va a poder implementar ninguna política, pero en el próximo gobierno debe haber políticas nacionales internas en el campo. Vemos como es la forma de vida en las áreas rurales, por lo tanto la gente se va porque no tiene nada qué perder.

Édgar Ortiz, Director del Área Jurídica en Fundación Libertad y Desarrollo

¿Cómo entender un convenio para que Guatemala sea un ‘tercer país seguro’?

Es un compromiso muy grande. Dada la magnitud del asunto, lo propio sería que el Gobierno anuncie a qué va el Presidente a EE.UU. En el caso de México, cuando se puso en la mesa el tema dijeron que era una petición de EE.UU. Hubo transparencia. No es lo mismo acá. Aquí vemos hermetismo. Siempre ha sido así. Los rumores corren antes.

¿Por qué no se da a conocer el tema a tratar?

En este caso no se da a conocer porque la oposición interna sería muy grande. Yo entiendo que a nivel oficial pueda existir reserva en un tema cuando es de seguridad interna, pero ahora estamos hablando un tratado de temas de asilo, no veo por qué no darlo a conocer.

La única razón para mantener el hermetismo es por la oposición interna, de que firmen un tratado de ‘tercer país seguro’.

¿Cómo califica la actitud del Presidente?

Tengo que destacar la irresponsabilidad del Presidente. Guatemala no tiene la capacidad de responder a un convenio de ‘tercer país seguro’. México, con la escalada de aranceles que tiene, no lo aceptó. Qué va a pasar con él (Jimmy Morales en el futuro), que está buscando impunidad. Lo único que se le ocurre es hipotecar al país.

Si Guatemala no cumple con un convenio de esa naturaleza, nos podemos meter en un berenjenal de problemas que él no dimensiona. Está al borde de meternos en un  lío enorme.

¿Hay alguna salida?

Hay una ruta de salida. El artículo 149 constitucional, que habla de las relaciones internacionales, señala que los convenios deben hacerse conforme a las prácticas internacionales y el respeto al derecho interno.

Guatemala no tiene ni la capacidad ni los insumos para atender a los peticionarios de asilo. Hay una eminente violación de los derechos humanos. Lo que pasa es que los tiempos importan, la CC debe ordenar al presidente que suspenda las negociaciones, porque si antes de que la corte falle, el presidente accede, no habrá marcha atrás.

Hay que medir la dimensión

Para nosotros es un tema de política exterior, para Trump es de política interna. El dice que en 2020 quiere reelegirse. Lo que él busca es trasladar el problema a otro país. Si México, con el 90 por ciento de exportaciones hacia EE.UU., que le aumentaran los aranceles, México podría entrar en crisis. Accedió a unas cosas, pero no a ser ‘tercer país seguro’.

Si Guatemala accede eso, hay que pensar en vivienda, sanidad, educación, reunificación familiar, y no estamos hablando solo de hondureños, de salvadoreños… estamos hablando de haitianos, de africanos…. De migrantes todas partes.

¿Es coherente la decisión del presidente con los intereses del país?

Hay una desconexión de los intereses del país y los personales del presidente. Cierto, somos más afines a EE.UU. que a China. Pero una cosa es ser aliado de EE.UU. y otra distinta decir ‘amén’ a todo lo que venga de EE.UU.

Para Trump somos una promesa electoral. Para el presidente Morales, sospecho, es el temor de las persecuciones legales que él pueda tener más adelante, y su actitud servil podría ser una forma de protección.

Defensa de la soberanía

Ha sido un discurso muy hipócrita del gobierno del presidente Jimmy Morales porque sirve para unas cosas, pero no para otras. Para la Cicig, sirve, pero no para otras cosas.

En términos de su propia narrativa queda muy mal porque es contradictorio con todo lo que han dicho. Eso de que no aceptan la injerencia extranjera. La petición de ‘tercer país seguro’ es un problema de EE.UU… más bien es un problema para los intereses personales electorales de Trump.

Escuche nuevamente el programa aquí: ▼