Nota de EU89.7
Cuatro presos fugados de una cárcel en Huehuetenango siguen prófugos

El último preso en ser recapturado fue Carlos Eduardo Castañeda, un hombre de 29 años de edad acusado de violencia con agravación penal.

Al menos cuatro presos continúan en paradero desconocido después de que formaran parte de un grupo de 19 personas que se fugó de una cárcel y que fueron poco a poco recapturados.

La Policía Nacional Civil (PNC) localizó ya a 15 de ellos, pero quedan otros cuatro después de que el pasado viernes escaparan de una cárcel ubicada en la subestación Policial del municipio de Santa Eulalia, en el departamento de Huehuetenango.

Todos aprovecharon una diligencia judicial autorizada por el Juzgado de Primera Instancia Penal de Santa Eulalia en ese centro cuando, por motivos que se desconocen, escaparon.

Operativos conjuntos

Ese operativo, desarrollado conjuntamente con el Ministerio Público, permitió que los fiscales localizaran en esas carceletas, de acuerdo con la información oficial, tarjetas telefónicas y cargadores de teléfonos, cuchillos, teléfonos móviles y unos Q3 mil 700 en efectivo.

El último preso en ser recapturado fue Carlos Eduardo Castañeda, un hombre de 29 años de edad acusado de “violencia con agravación penal y circunstancias” que fue localizado el sábado por la noche y que ya está bajo la custodia de las autoridades.

Activan protocolo

La PNC, que ha activado un protocolo para dar con el paradero de los reos que incluye “anillos de seguridad, grupos de búsqueda y rastreo”, ha pedido a la población no brindar ayuda a los prófugos, no abrir la puerta a desconocidos, denunciar cualquier “situación atípica” que pueda percibir y no tomar la justicia por su mano.

La PNC tiene a su cargo 14 cárceles públicas en todo el país con casi 2 mil reclusos, mientras que el Sistema Penitenciario tiene 22 con más de 25 mil 300 internos, aunque su capacidad es para poco más de 6.000.

Las autoridades han reconocido en diversas ocasiones que no tienen el control de los centros de privación de libertad y es habitual que en las requisas se localicen ilícitos, como droga, armas o teléfonos móviles.

 

Escuche el reporte de Daniel Tzoc ▼