Nota de EU89.7
EEUU sanciona a filial petrolera rusa por comercio con Venezuela

Las sanciones impiden el acceso de la compañía al sistema financiero estadounidense.

Estados Unidos sancionó a una empresa subsidiaria de la petrolera estatal rusa Rosneft por su rol para exportar petróleo de Venezuela, estrechando el cerco contra el gobierno de Nicolás Maduro.

Con esta acción Estados Unidos apunta hacia Moscú, uno de los principales sostenes del gobierno de Maduro, acusando a la empresa rusa de burlar las sanciones contra Venezuela que impiden exportar su petróleo.

El gobierno de Estados Unidos también sancionó a Didier Casimiro, presidente de la junta directiva de la filial de Rosneft Trading y vicepresidente de la compañía matriz, a quien identificó como un actor “clave” para el sector petrolero venezolano.

Rosneft Trading S.A. y su presidente negociaron la venta y el transporte de petróleo venezolano“, dijo en un comunicado el secretario del Tesoro, Steven T. Mnuchin.

Estados Unidos encabeza la lista de más de 50 países que no reconocen el segundo gobierno de Maduro por las irregularidades en las elecciones y consideran como presidente interino al líder de la oposición, Juan Guaidó, que hace dos semanas visitó a Donald Trump en la Casa Blanca.

Pese al respaldo diplomático de Washington y una batería de sanciones, Maduro se ha mantenido en el poder respaldado por las fuerzas militares y Cuba, así como de China y Rusia, sus principales acreedores.

Las sanciones impiden el acceso de la compañía al sistema financiero estadounidense y determinan la congelación de activos en este circuito financiero, además de prohibir transacciones con ciudadanos estadounidenses y se suman a las restricciones ya impuestas contra funcionarios venezolanos y contra la petrolera estatal de Caracas, PDVSA.

Según alto funcionario del gobierno de Estados Unidos bajo condición de anonimato, “una abrumadora cantidad del petróleo del gobierno de Maduro que ha estado evadiendo las sanciones fue transado a través de Rosneft Trading”.

El funcionario indicó como ejemplo que el mes pasado la empresa sancionada facilitó el envío de 2 millones de barriles hacia África Occidental y explicó que las sanciones han sido evadidas camuflando el origen del petróleo comerciado, ya sea cambiando de barco y también ocultando el origen de los envíos.

Las autoridades estadounidenses advirtieron que cualquier vinculación con Rosneft Trading S.A – que tiene sede en el cantón suizo de Ginebra – o con Casimiro implica riesgos de ser sancionado también, pero estableció un periodo de transición de 90 días para que las empresas corten sus relaciones comerciales.

– Ventajas para empresas estadounidenses –

La diplomacia rusa por su lado denunció un nuevo intento de Washington de “someter al mundo entero a su voluntad” y se quejó de “un deseo banal de crear ventajas para las empresas estadounidenses“.

La política destructiva de sanciones de Estados Unidos está socavando cada vez más la libertad comercial mundial – que los estadounidenses aseguran defender – y alimenta las tensiones internacionales“, agregó la cancillería rusa en un comunicado.

El canciller venezolano, Jorge Arreaza, afirmó este martes que las sanciones contra la filial rusa “violan el derecho al libre comercio y a la libre empresa” y dijo que sumará este antecedente al caso ante la CPI.

Elliott Abrams, encargado de Venezuela en el Departamento de Estado, dijo que no cree que esta acción afecte el precio del petróleo para los consumidores.

Este mes, en una visita a Caracas, el ministro de Relaciones Exteriores ruso, Sergei Lavrov criticó las sanciones como “restricciones ilegales” y dijo que éstas constituyen la “principal causa de la crisis en Venezuela“.

Guaidó – de vuelta en Venezuela tras una gira mundial – celebró el anuncio como “una victoria” y acusó a la empresa de ser “ser cómplice de la dictadura“.

El alto cargo estadounidense explicó que este es un paso más dentro de la estrategia de “máxima presión” contra el gobierno de Maduro y estimó que Estados Unidos está aplicando entre un 50 y un 60% de la fuerza.

Venezuela vive un colapso económico agudizado desde la llegada al poder de Maduro en 2013, que provocó la huida del país de 4,7 millones de personas, según la ONU.

En 2014, Estados Unidos impuso sanciones contra Rosneft por el apoyo de Rusia contra los separatistas en Ucrania, pero estas acciones estaban limitadas a socavar el financiamiento desde Estados Unidos del gigante energético.

El gobierno de Venezuela dijo la semana pasada que pidió a la Corte Penal Internacional (CPI) que investigue las sanciones estadounidenses denunciando presuntos “crímenes de lesa humanidad“.

Con información de la agencia de noticias AFP

Con esta acción Estados Unidos apunta hacia Moscú, uno de los principales sostenes del gobierno de Maduro