Nota de EU89.7
Trump cree que tratamiento no aprobado contra COVID-19 puede ser un “regalo del cielo”

El gobernante habló sobre el “enorme impacto” que podría tener.

El presidente estadounidense, Donald Trump, dijo este lunes que la cloroquina, un tratamiento contra la malaria, podría ser “un regalo del cielo” si tiene éxito como tratamiento contra el coronavirus.

“Hay muchas posibilidades de que esto pueda tener un enorme impacto. Esto sería un regalo del cielo si funcionara. Esto cambiaría realmente la situación”, declaró el presidente estadounidense en su rueda de prensa diaria.

La Organización Mundial de la Salud llamó por su parte a ser prudentes a la hora de asociar la cloroquina a un posible tratamiento contra el coronavirus, ya que solo se probó con unos pocos pacientes de COVID-19. 

VIDEO. López Obrador: “No dejen de salir, todavía estamos en la primera fase del Covid-19”

Desde hace décadas

El medicamento es barato y se utiliza desde hace décadas contra la malaria, y estudios preliminares realizados en China y en Francia indicaron que había ayudado a personas afectadas por el coronavirus.

Miembros de la comunidad científica critican al presidente por crear expectativas en torno al tratamiento, lo cual podría provocar una escasez para los estadounidenses que lo necesiten para tratar enfermedades para las que ha sido aprobado.

Confirman el primer caso de COVID-19 en Belice, con eso toda América con coronavirus

Artículo

Trump compartió el lunes en Twitter un artículo dedicado a un hombre de Florida, que asegura que la cloroquina le “salvó la vida”.

Nueva York tiene previsto lanzar un ensayo clínico este martes para tratar a enfermos de COVID-19 con hidroxicloroquina, un derivado de la cloroquina, y un antibiótico llamado azitromicina.

Progresiva reanudación de la actividad en Wuhan, cuna del virus

Pruebas

El gobierno estadounidense anunció por otra parte que esta semana estarán disponibles pruebas de coronavirus que las personas podrán realizarse a sí mismas, lo cual permitirá aliviar parte de la carga que soporta el sistema sanitario.

“Esto va a acelerar el proceso, por supuesto”, dijo el vicepresidente, Mike Pence. “Pero también permitirá reducir los riesgos para los profesionales de la salud que están expuestos al coronavirus”.