Nota de EU89.7
Armenia y Azerbaiyán rechazan alto el fuego y mantienen mortíferos combates

Según los balances oficiales, probablemente parciales, los enfrentamientos que estallaron el fin de semana han dejado al menos 98 muertos.

Armenia y Azerbaiyán rechazaron este miércoles los pedidos internacionales de un alto el fuego y los llamados a entablar negociaciones, en el cuarto día de intensos combates en el enclave separatista de Nagorno Karabaj.

El primer ministro armenio, Nikol Pashinyan, cerró la puerta a una negociación inmediata, horas después de un voto unánime del Consejo de Seguridad de la ONU para poner fin a las hostilidades y “retomar cuanto antes negociaciones constructivas”.

No es apropiado hablar de una cumbre Armenia-Azerbaiyán-Rusia, en un momento en que hay intensos combates”, dijo Pashinyan, según la agencia oficial de noticias Interfax.

Para que haya negociaciones es necesario una atmósfera y condiciones adecuadas”.

Previamente el presidente azerbaiyano, Ilham Aliev, se mostró también firme en su postura de no dialogar. “El primer ministro armenio declara de forma pública que Karabaj es Armenia, ¿de qué proceso de negociaciones se trata?”.

Combates entre Armenia y Azerbaiyán
AFP

Mediación rusa

Rusia, que reclama el cese inmediato de los combates, los más graves desde 2016, dijo estar dispuesto a una mediación, en una región muy inestable que podría verse sacudida de lleno si estalla una guerra abierta entre Bakú y Ereván.

Bakú, sin embargo, se dijo el miércoles “determinado” a combatir hasta que no se vea “claramente que las tropas armenias abandonan el territorio de Azerbaiyán”, indicó la representación azerbaiyana de la Organización por la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE).

Según los balances oficiales, probablemente parciales, los enfrentamientos que estallaron el fin de semana han dejado al menos 98 muertos, entre ellos 81 combatientes separatistas y 17 civiles de ambos bandos.

Azerbaiyán no comunicó ninguna pérdida militar, y los dos campos se acusan de haber iniciado las hostilidades.

Se teme, no obstante, que el número de muertos pueda ser mucho peor.

En los dos países, además, una retórica de guerra en estos últimos meses ha alimentado el fervor patriótico. Tras decretarse la movilización y la ley marcial en los dos territorios, numerosos voluntarios se presentaban para combatir en el frente.

*Con información de AFP