Nota de EU89.7
FOTOS. Nicaragua, golpeada por la fuerza del poderoso huracán Iota

Se reportaron árboles y tendido eléctrico caídos y techos de casas desprendidos, según el Sistena Nacional de Prevención, Mitigación y Atención de Desastres de Nicaragua.

Los fuertes vientos y aguaceros inundaron la noche del lunes y la madrugada del martes los barrios de Bilwi, en Nicaragua, que quedó sin electricidad por la embestida del poderoso huracán Iota.

El ciclón tocó tierra como huracán de categoría 5, con vientos máximos de 260 kilómetros por hora, dejando devastación a su paso.

Miles de pobladores fueron trasladados a albergues, pero muchos otros se negaron a evacuar y resistieron el impacto dentro de sus viviendas, algunas de madera y lámina.

El viento era demasiado fuerte; se llevó todo. El techo y las ventanas de madera de mi casa, que es de concreto. Tuve que salir a otra casa vecina”, relató Jessi Urbina, vecina del barrio El Muelle, en Bilwi.

Habitantes de la zona aseguraron que el viento arrancaba techos de las casas “como si fueran de cartón”.

También se reportaron árboles y tendido eléctrico caídos, según el Sistena Nacional de Prevención, Mitigación y Atención de Desastres (Sinapred).

El organismo alertó también de potenciales deslizamientos en las localidades norteñas de Jinotega y Nueva Segovia.

Inicialmente no se dieron reportes de fallecidos, según el Sinapred.

Iota también causó destrozos en la isla colombiana de Providencia, donde el 98 % de su infraestructura quedó destruido, según informó el presidente Iván Duque por medio de Twitter. Una persona murió.

Degradado a categoría 1

A primera hora de este martes, el huracán Iota avanzaba hacia el interior de Centroamérica, con intensas lluvias y fuertes vientos, pese a haber perdido algo de fuerza tras tocar tierra.

El ciclón se degradó a huracán de categoría 1 y se acercaba a Honduras, siguiendo la misma trayectoria que el huracán Eta, que a principios de noviembre dejó más de 200 muertos y 2.5 millones de afectados en la región.

El huracán Iota se debilita rápidamente sobre el noroeste de Nicaragua”, indicó el Centro Nacional de Huracanes (NHC) de Estados Unidos, advirtiendo igualmente que se esperaba que este provocara “vientos catastróficos, marejadas ciclónicas amenazantes para la vida y lluvias torrenciales”.

Honduras, por su parte, se preparaba este martes para recibir el impacto de Iota, cuyas bandas golpeaban desde el lunes con aguaceros los departamentos del este y noreste.

*Con información de AFP