Nota de EU89.7
“¡Infiltrados!”, el grito de los ciudadanos para frenar actos violentos en la Plaza

Una unidad del Transurbano fue destruida y quemada por algunas personas, a un costado de la plaza de la Constitución. Los manifestantes se unieron para poder evitar más daños y que surgieran altercados.

El escenario de una manifestación ciudadana que se desarrollaba de forma pacífica en la plaza de la Constitución se vio empañado cuando algunas personas destruyeron una unidad del Transurbano.

Los individuos utilizaron martillos y bates para dañar el autobús, que se encontraba en la esquina donde se ubica el edificio Lucky, cerca del Palacio Nacional de la Cultura.

Asimismo, le rociaron gasolina y le prendieron fuego.

Esto generó temor entre la población que participaba en la movilización con la que se busca rechazar las acciones recientes del Gobierno y el Congreso de la República.

Algunas personas corrían para resguardarse, mientras las fuerzas de seguridad intervenían para controlar la situación.

En tanto, los cuerpos de socorro tomaron acción de inmediato para poder sofocar el incendio y evitar que hubiera personas lesionadas o las llamas se propagaran.

La Cruz Roja informó que atendió a una persona que resultó afectada por esta situación.

Increpan a agresores

“¡Infiltrados!, ¡infiltrados!”, se escuchaba decir a los manifestantes, y señalaban que quienes cometieron los hechos violentos no formaban parte del movimiento pacífico en la plaza.

Pues también los desconocidos arremetieron contra las vallas metálicas que están en los alrededores del Palacio.

“Cero violencia”

Algunos de los manifestantes cuestionaron los motivos por los cuales la unidad de Transurbano se encontraba en ese lugar.

Señalaron como “sospechoso” que la unidad estuviera en el área, incluso “en contra de la vía”, aseguraban.

“Son infiltrados del Gobierno, corrieron hasta la 5ª avenida y 6ª calle. Están reorganizándose allá”, dijo un ciudadano, que indicó que estuvo en el momento exacto en el que se dio la agresión.

“Empezaron a romper el bus y yo les dije que no hicieran eso, que se tranquilizaran. Me empujaron y me dijeron que me hiciera a un lado, entonces solo me agarré de un poste”, relató.

“No puede ser que Giammattei siga insistiendo en criminalizar la manifestación pacífica. Son infiltrados del Gobierno que vienen aquí a desprestigiar las acciones de los ciudadanos que estamos hartos de tanta corrupción y actos irregulares”, expuso otro de los manifestantes.

Añadió que están exigiendo la renuncia del presidente de la república y del ministro de Gobernación, Gendri Reyes, “porque hicieron que dos de nuestros compañeros ciudadanos perdieran sus ojos”, enfatizó.