Nota de EU89.7
Covid-19: Repunte de casos se observaría a finales de año o inicios de 2021

El titular de la Coprecovid, Edwin Asturias, explicó que como resultado de la relajación de las medidas de prevención del coronavirus durante la temporada navideña, la curva de contagios puede acelerarse.

El director de la Comisión Presidencial de Atención a la Emergencia Covid-19 (Coprecovid), Edwin Asturias, explicó el comportamiento actual de la pandemia y detalló que se observa una escalada en el nivel de contagios que, aunque por ahora es lenta, genera preocupación.

En una entrevista en el programa A Primera Hora, de Emisoras Unidas, el médico dijo este miércoles que la segunda ola de contagios podría ser peor que la primera que enfrentó el país.

“Eso me temo que puede pasar si co¡ntinuamos con la actitud de que el virus ya no está entre nosotros”, destacó.

Añadió que, aunque por ahora el incremento de contagios se ve pequeño, sumado a la actitud de que parte de la población no cumple con las prácticas preventivas y a las fiestas que puedan realizarse en la temporada navideña, el escenario cambiaría.

“Esta curva puede acelerarse y tener a fin de año o inicios de 2021 una cantidad de casos más alta”, aseguró Asturias.

Ello tomando en cuenta que el efecto de cuando se relajan las medidas se observa de dos a tres semanas después, expuso.

“El llamado es que esto no es un juego, es una situación seria. La transmisión y contagio continúan muy activos”, enfatizó el médico.

Saturación hospitalaria

Asturias explicó que actualmente hay una saturación en los hospitales, sobre todo en las áreas de intensivo. Mientras que para pacientes moderados todavía hay disponibilidad.

Esto muestra no solo un aumento de casos, sino también que las personas no están llegando a los servicios de salud a tiempo. Esto lleva a que al menos la mitad de estas terminen en la unidad de cuidados críticos porque están severamente enfermas.

Asturias explicó que en las últimas cuatro semanas la capacidad de ocupación del hospital temporal del Parque de la Industria ha estado entre 80% y 100%, ello a pesar de que el país estaba en una meseta.

Sin embargo, la situación se debe a que es este y otros centros habilitados específicamente para atender casos de Covid-19 los que estaban siendo utilizados para ese fin.

Ese decir que en los últimos meses el Roosevelt y el San Juan de Dios habían estado refiriendo a sus pacientes a hospitales temporales, tal como debía hacerse porque para ello se crearon.

Y aunque en el del Parque de la Industria se había tenido el manejo de pacientes serios, ahora que han subido los contagios se sostiene en 100% su ocupación.

Esto ha llevado a que incluso tengan que referir a algunas personas a hospitales nacionales para compensar la saturación de camas.

Ante ese escenario, Asturias instó a los guatemaltecos a tomar precauciones y evitar acudir a reuniones sociales, en donde el riesgo de contagio es alto.

“Si usted hace fiestas y se contacta con mucha gente se tiene alta posibilidad de contagiarse. Si lleva el virus a la familia y hay alguien vulnerable, va a lamentar porque se enfermará gravemente”, dijo.

Posible endurecimiento de restricciones

Aunque Asturias consideró que Guatemala está ahora más preparada que cuando ocurrió la primera ola de contagios de coronavirus, indicó que siempre hay riesgos.

Se tienen más camas, unas 2 mil 600 a nivel nacional y 1 mil 600 del Instituto Guatemalteco de Seguridad Social. Además de abastecimiento de medicamentos, pruebas y mayor número de ventiladores.

A esto se suma que el personal de salud es más experimentado, pues ya vivió una primera ola, pero también debe tomarse en cuenta que este se encuentra cansado, pues ha trabajado intensamente por los últimos 8 meses.

“La capacidad está, pero no hay país que ha visto una segunda ola intensa que no haya enfrentado una limitación de recursos cuando el número de personas enfermas rebasa cualquier capacidad”, destacó el entrevistado.

En ese sentido, no desacertó que puedan aplicarse restricciones más duras como hubo a mediados de año, cuando incluso se tuvo toques de queda de hasta 48 horas.

“En otros países estas limitaciones han sido claves para contener olas de contagio y si la ola va más allá de poderla controlar, será necesario poner restricciones por localidades o temporales para no tenerlas tan serias como de mayo a junio”, concluyó.