Radio en línea

EN VIVO

Farándula

Yuri confiesa que amenazó a sus papás con una pistola

La cantante narró la violencia familiar padeció en su infancia, situación que la llevó a requerir ayuda profesional ya siendo adulta, para superar momentos traumatizantes.

Yuri volvió a un pasaje de su vida y narró algunos momentos que marcaron su infancia y su carácter como mujer adulta.

La cantante destacó que algunas situaciones problemáticas en su familia tuvieron que ser “resueltas” mucho tiempo después y profundizó en la violencia familiar que sufrió.

“Eso se lo digo a todos los papás que nos están viendo: cuando ya no se lleven, mejor sepárense. Hay que luchar para que la gente no se separe, pero cuando ya hay golpes, cosas fuertes, sepárense, porque le hacen mucho daño a los hijos, nos hacen mucho daño”, reconoció en el canal de YouTube de Yordi Rosado.

Yuri y Jordi Rosado

“Yo veía que mis papás se peleaban mucho, volaban las cazuelas y todo eso. Y sí hubo una vez que tuve que ir con una doctora para sanidad interior porque era como un trauma que tenía de niña; hay que tratar esas pequeñas cosas porque dañan tu niño interior”, indicó.

El momento más difícil de la cantante

Derivado de la violencia doméstica, Yuri tuvo que recurrir a un método drástico para hacerle ver a sus papás la crudeza de la situación:

“Recuerdo que estaban ellos gritando en la cocina, yo estaba en el segundo piso, los estaba oyendo y a mi papá un compadre le regaló una pistola. Yo sabía que la tenía en uno de los cajones de su ropa interior y dije: ‘Si saco la pistola se van a aplacar’”.

“Era un pistolón, no podía con ella. Recuerdo que llego a la cocina y les dije: ‘Por favor, dejen de pelear’. Entonces a mis papás les cayó el 20 de ‘lo que le estamos provocando a los chamacos”, contó.

Luego de sus crudo relato, la intérprete de “La Maldita Primavera” decidió enviar un mensaje a los papás que estén pasando por una situación similar:

“Si usted como padre, sin querer queriendo, hizo daño a sus hijos, háblelo, cierre círculos. Yo cerré ciclos con mi mamá y mi papá, y ya siendo cristiana les hablé y les dije ‘Nunca fuiste el papá que yo quería, tú fuiste blandengue’, porque a veces los papás piensan que no hicieron nada.

yuri

Yo enterré a mi mamá feliz, contenta, sin ninguna cosa ahí de: ‘No hablé esto’. A ella le hablé de todo: Tú fuiste una mamá que abusaste mucho de mí, no me dejaste vivir mi adolescencia como yo quería, pero te disculpo, sé que me cuidaste’. Todas las cosas yo se las solté a mi mamá un día y acabó hincada”, recordó en tono serio.