Nota de EU89.7
En Guatemala, Quiché, Alta Verapaz y Quetzaltenango se registran más matrimonios de menores con autorización, dice asesora

El Congreso de la República aprobó la semana pasada el Decreto 13-2017 que prohíbe contraer matrimonio o unirse de hecho a mujeres menores de 18 años con hombres que les doblen la edad, como medida para prevenir embarazos de niñas y adolescentes. La normativa fue respaldada por 93 votos de los 158 diputados en el …

Continuar leyendo “En Guatemala, Quiché, Alta Verapaz y Quetzaltenango se registran más matrimonios de menores con autorización, dice asesora”

El Congreso de la República aprobó la semana pasada el Decreto 13-2017 que prohíbe contraer matrimonio o unirse de hecho a mujeres menores de 18 años con hombres que les doblen la edad, como medida para prevenir embarazos de niñas y adolescentes.

La normativa fue respaldada por 93 votos de los 158 diputados en el tercer y último debate de reformas a varios artículos del Código Civil.

Estos cambios pretenden evitar las alarmantes cifras de embarazos de menores de edad, la mortalidad materna y otros factores de riesgo para las niñas, debido a que en muchos matrimonios donde figura un adolescente, es la mujer la que aún no cumple la mayoría de edad.

En el programa A Primera Hora estuvieron analizando este tema Susy Eiyadeh, asesora de Género de Plan International, y Aracely Tortola, secretaria de la Mesa en favor de las Niñas y las Adolescentes.

Susy Eiyadeh

Los matrimonios no son permitidos entre adolescentes menores, aunque se quieran…

La edad sin excepción es de 18 años.  Resulta que las solicitudes de matrimonios no eran entre pares, sino que los que los solicitaban eran hombres que tienen 25 años más que la de las jovencitas.

Lo importante de esta medida es que tenemos un paso adelante en derechos humanos, ya que un matrimonio en condiciones adversas vulnera a las menores en su participación en ciudadanía, en cuestiones económicas.

Los beneficios de llegar a una edad más conveniente para casarse, después de los 18, permite tomar decisiones más autónomas.

¿A quién beneficiaba la ley como estaba previamente?

A los hombres que cometían abusos con menores y luego no respondían. Ahora tendría que perseguirse el hecho por los medios adecuados. No es escapándose como resuelve el problema.

El abusador no va a poder borrar una violación con el ofrecimiento del matrimonio. La arriesga a problemas de salud por un embarazo, la acerca a la esclavitud porque tendría el poder sobre ella.

La edad de consentimiento sigue siendo de 14 años…

La edad regulada son 18 años para matrimonio… hay qué ver que tenemos el marco jurídico que garantiza derechos. Toda persona que encuentre matrimonios arreglados, con algún pago, podrá denunciarlos.

Guatemala, Quiché, Alta Verapaz y Quetzaltenango son los departamentos con mayor cantidad de matrimonios de jóvenes de entre 16 y 17 años. Esto puede considerarse trata y explotación.

La violencia sexual se puede denunciar en cualquier etapa de nuestra vida. Lo que si regula la ley es que quien tenga relaciones con menores de 14 años, inmediatamente se registra como violencia sexual.

La violencia, agresión, el acoso y las relaciones no permitidas no hay que naturalizarlas. El Estado debe facilitar las herramientas para que las niñas puedan decidir sobre su vida.

Cuando un hombre de 36… 45… o 55 años embaraza a una niña de 16 y no se casa, ¿qué pasa con el niño?

Eso está regulado en una Política en el Ministerio de Desarrollo, que debe conocer todos estos casos y brindarle servicios y oportunidades para la protección de la madre y la del niño. La PDH puede dar seguimiento a estas situaciones. A este hombre hay que darle seguimiento a través de los juzgados para determinar la pensión alimenticia. Hay que determinar la violencia sexual.

¿Quién tiene que velar por la vulneración de la niña?

Los ministerio de Educación y de Salud, la Corte Suprema de Justicia (CSJ) porque los jueces estaban autorizando matrimonios con excepción… también la Secretaría Presidencial de la Mujer y las oficinas municipales de la mujer, entre otras organizaciones.

Aracely Tortola

¿Qué significa esto para las menores?

La incidencia que tiene, es singular. Estamos viendo matrimonios en mujeres jóvenes de 16 y 17 años, con hombres que les duplican la edad por esa cláusula perversa que autorizaba el matrimonio con orden de un Juez.

Ahora ninguna jovencita va a poder contraer matrimonio hasta que cumpla los 18 años.

Hay que entender que no todo en la vida es casarse… esa es una decisión que debe ser para toda la vida. Que los jóvenes piensen en casarse. Cuando hablamos de matrimonios en adolescentes, las más afectadas son las mujeres.

El 76 por ciento de los matrimonios en adolescentes es de mujeres, y solo el 24 por ciento son hombres menores de edad.

¿A quién beneficiaba la ley previamente a ser reformada?

A los que no querían ir a la cárcel y por quitarse el estigma de haber violentado a una joven ofrecían matrimonio.

En el Congreso se propuso una enmienda que sugería que la joven se pudiera casar si estaba embarazada. Al final, no fue aprobada.

Tenemos tres cartas de compromiso con los ministerios de Salud y de Educación en las que se comprometen a brindar educación sexual en los establecimientos educativos para prevenir embarazos y el VIH, como plan de vida, pero no vemos que eso se desarrolle y tome la fuera. Han dado pasos, sí; pero aún no tiene la juventud o la niñez esa gran herramientas de la educación sexual.

¿Cómo el Estado va a poder enfrentar el problema como ocurre en Alta Verapaz, en Quiché…?

Cuando hablamos de costumbres o cuestiones culturales… eso no puede ser aceptable, porque se vulneran los derechos de las adolescentes. Cuando hablamos de que en Guatemala pasa eso… ¡eso alarma…! porque no es una aldea. No son casos aislados.

Escuche nuevamente el programa aquí: ▼