Nota de EU89.7

La toeria entre veinteañeras y los sugar daddys!

¿Por qué existe atracción entre las bellas veinteañeras y los chavorrucos? Acá 6 puntos que lo aclaran:   1.- Macho alfa lomo plateado    El hombre tiene en su naturaleza ser protector, cuidar a su pareja como todo macho alfa lomo plateado lo hace. A los 40 ya has cuidado a varias y conoces bien …

Continuar leyendo “La toeria entre veinteañeras y los sugar daddys!”

¿Por qué existe atracción entre las bellas veinteañeras y los chavorrucos? Acá 6 puntos que lo aclaran:

 

1.- Macho alfa lomo plateado 

 

El hombre tiene en su naturaleza ser protector, cuidar a su pareja como todo macho alfa lomo plateado lo hace. A los 40 ya has cuidado a varias y conoces bien el maravilloso arte de la protección/seducción.

 

Esta experiencia te pone en ventaja sobre otros, sobre todo cuando la mezclas con un elemento poderoso, la paciencia; esa que te deja poner en libertad a tu protegida, sabiendo que regresará (si no, pues no era para ti).

Sabes que aún habiendo muchos cazando, tú tienes eso que otros no tienen; algunas canas, poco pelo y lentes en algunos casos, factores que hace algunos años te hubieran negado el acceso a este mundo de las veinteañeras, hoy son tu mejor activo.

 

post-image

 

2.- Libre soy, libre soy (así como Frozen)

 

El caballero de 40 no representa una amenaza a la libertad de las damas de 20, porque en su mayoría ya estuvieron casados (o lo están) y andan en el segundo aire, donde buscan diversión y experiencias nuevas sin compromiso , en resumen, una alineación total.

 

Por su parte las damas de 20 que andan en el reggaeton (o sea en el desmadre), están en su mayoría solteras, sin hijos y sin expectativas matrimoniales en adelante. No tienen el vestido en la cajuela del auto (como las de 30), no buscan al papá de sus hijos, ni a quien les cuide el perro o las acompañe al super. De nuevo, alineación total.

 

post-image

 

3.- El síndrome del papá – cito

 

¿Cuántas veces se habrá comentado en reuniones de mujeres de 20 un “tu papá está bien guapo”? Ligarse a un cuarentón representa esa oportunidad de hacer realidad esa fantasía con el papá de su mejor amiga, sin al agravante de poner en riesgo su amistad (o sus dientes).

 

Salir con una veinteañera y que te diga “mi papá tiene 5 años mas que tú, seguro iban al antro juntos”, es una de esas cosas que no tiene precio para un chavorruco.

 

Andar con un cuarentón es como tu primera vez en la montaña rusa, tienes miedo, vas insegura, pero al final sales sonriendo y no tienes idea por qué.

 

4.- Ricky rickin canallín

 

A los 40 ya tienes bases sentadas en tu vida profesional (o por lo menos sabes a dónde vas), lo cual te da la posibilidad de gastarle bonito, invertirle bonito y disfrutar de lo bonito.

 

Hoy un chavorruco tiene permitido los convertibles, relojes, camisas de flores, cinturones de marca…etc. sin que eso sea culpa de la crisis de los 40, es una forma de vivir, no un deseo de los 20 no cumplido.

 

No te sientas usado porque tu lana es un gancho, los guapos salen en las revistas, los chingones se salen con la suya.

 

Si llegaste a los 40 sin varo no te preocupes, siempre existen las cougars de 50/60, que andan en busca de carne fresca y dispuestas a dar “todo” lo que les queda.

 

post-image

 

5.- La analogía del control de la TV

 

A los 40 sabes cuándo el control de la TV es tuyo y cuándo lo puedes prestar, porque no encontraste nada interesante.

 

Con esto me refiero a que sabes cuándo preguntar ¿a dónde quieres ir? y cuando decir “vamos a ir a ese lugar”. Viajaste, conociste, probaste y aún así tienes la energía para seguir descubriendo.

 

6.- El inicio de una LEYENDA – Los chavorrucos

 

Los de 40 estamos inaugurando esta categoría, ya que antes a los que les decían rucos olían a agua de colonia Sanborns y vestían de traje. Eso nos da un handicap y la oportunidad de definir cómo queremos vernos, comportarnos y hasta donde llegar.

 

En unos años seremos leyenda, porque rompimos la barrera del doblarle la edad a una muñeca y que te grite “mi amor” de un lado a otro del restaurante del Polanquito.